El presidente Alberto Fernández, durante un acto que encabezó junto a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, subrayó hoy que, después de un año de gestión, el Frente de Todos "sigue unido como siempre" y con el rédito de "cumplir promesas y compromisos" asumidos en campaña.

El jefe del Estado hizo un repaso de la gestión para hacer frente a la pandemia de coronavirus y señaló que el Gobierno trabajó contra reloj y poniendo todos sus esfuerzos para lograr que "ningún argentino se quedara sin atención médica".

Durante su mensaje en el Estadio Unico de La Plata, Fernández sostuvo que la pandemia sorprendió al país cuando estaba "terapia intensiva".

En su mensaje, mencionó los "hospitales modulares" que se levantaron, los respiradores que se compraron y los hospitales que la anterior gestión macrista había dejado sin terminar y que su Gobierno terminó para que "nadie se quede sin atención".

En cuanto a la vacunación, remarcó el trabajo que realiza el Gobierno para que todos los argentinos y argentinas reciban la vacuna y dijo que si bien el acuerdo más avanzado es con Rusia por la Sputnik V, se está en conversaciones con otros laboratorios.

En ese marco, cuestionó a quienes intentan generar dudas respecto a las acciones que se realizan para tener lo antes posible las vacunas.

"La corrupción fue dejar miles de vacunas en los galpones de la Aduana", dijo en relación a la gestión anterior, y apuntó directamente al presidente de la Unión Cívica Radical (UCR), Alfredo Cornejo, a quien, dijo, no lo escuchó "decir algo al respecto" de esas dosis abandonadas.

En cuanto a lo que se avanzó aún en contexto de pandemia, el jefe de Estado dijo: "En medio de la crisis, fuimos cumpliendo promesas y compromisos", entre las que mencionó las de defender los ingresos de los jubilados, ampliar los derechos de las mujeres y mantener las redes de solidaridad con los más vulnerables.

En ese marco, con la vista en la vicepresidenta, afirmó: "El 10 de diciembre del año pasado, mientras mirábamos la Plaza de Mayo, me dijo 'no le preste atención a lo que escriben los diarios, mire a los ojos del pueblo y háblele al corazón. Hice eso. Fue el mejor consejo".

La vicepresidenta, quien dio su mensaje unos minutos antes que el Presidente, apuntó al "desafío por venir" que, dijo "es repensar el sistema de salud en la República Argentina" porque "dicen los que saben que tal vez vengan otras pandemias".

En ese sentido, Fernández de Kirchner explicó que habrá que construir "un sistema nacional integrado de salud articulado, para hacer un uso más eficiente" de lo logrado, y consideró que el mundo fue puesto "patas para arriba" a causa de la pandemia, incluso para quienes creían tener "la vaca atada" y "la reelección asegurada".

El otro desafío" va a ser la economía, que va a crecer en 2021", pero advirtió sobre la necesidad de evitar que ese crecimiento "se lo queden tres o cuatro vivos".

En ese marco apuntó a "alinear salarios, precios, sobre todo los de los alimentos, y tarifas", graficó que "el 70 por ciento de la actividad económica se da gracias a la demanda" y recordó que en los "12 años y medio" de gobierno de Néstor Kirchner y de ella misma, lograron hacerlo.

También se refirió al lawfare que, dijo, "es para disciplinar a los políticos, para que nadie se anime a hacer lo que tiene que hacer".

En el acto estuvieron las mayoría de los dirigentes centrales de la coalición de gobierno, entre ellos los ministros de los gabinetes nacional y de la provincia de Buenos Aires.

El gobernador bonaerense, Axell Kicillof, hizo un balance de su primer año de gestión ante la mirada de la vicegobernadora Verónica Magario y otras autoridades del distrito.

También hablaron el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y el diputado nacional Máximo Kirchner.

Entre los invitados estuvieron varios legisladores y personalidades de distintos ámbitos.

(Télam)