Una jubilada pidió la habilitación de la feria judicial para que se cumpla sin demoras la medida cautelar que suspendió su cesantía y ordenó al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (GCBA) reincorporarla a sus funciones administrativas en un hospital de esta capital, según consignaron fuentes judiciales.

El pedido lo formuló M.G.F., quien luego de obtener el beneficio jubilatorio en diciembre de 2018 como empleada del Hospital de Agudos Vélez Sarsfield, fue despedida al año siguiente.

La mujer logró que, días atrás, la Sala IV Cámara en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la ciudad revocara la negativa de primera instancia y que mientras se resuelve un recurso jerárquico se la reincorporara a sus funciones dentro del plazo de cinco días.

Ayer, la demandante reclamó la habilitación del receso invernal para que “se notifique” y “ejecute” la medida provisoria.

Cuando solicitó la medida cautelar autónoma, M.G.F. remarcó que cuando fue contratada en el Hospital Pedro De Elizalde ya hacía un par de años que ostentaba la condición de jubilada, que trabajó desde el inicio de la emergencia sanitaria por la pandemia de coronavirus en un lugar de alto riesgo y que durante ese lapso se contagió de Covid-19.

La demandante recordó que es el único sostén económico de un hijo discapacitado y que le resultó “devastadora” la decisión de su “intempestiva” y “arbitraria” cesantía “bajo una excusa tan vil como mi jubilación, a la que ninguna importancia se le dio cuando se trató de exponer mi vida y requerirme conductas heroicas”.

El fallo de la Sala IV de la Cámara que dispuso hacer lugar a la medida precautoria fue firmado por las magistradas María Macchiavelli Agrelo y Laura Pegugini. (Télam)