El titular del Socialismo para la Victoria y actual director nacional de Estrategias Inclusivas del Ministerio de Transporte, Jorge Rivas, llamó hoy a "consolidar el liderazgo" del Frente de Todos para "confrontar al insaciable poder económico concentrado", dado que "es un momento para bancar" al Gobierno y "debatir puertas adentro", para no ser "funcionales al regreso de un neoliberalismo recargado", en el marco de la celebración por el Día del Trabajador.

"Necesitamos consolidar el liderazgo de Cristina (Fernández de Kirchner, vicepresidenta de la Nación) y dotar al Presidente (Alberto Fernández) del suficiente poder político para confrontar con el insaciable poder económico concentrado, sin olvidar la contradicción principal por la que se construyó el Frente de Todos y Todas, no vaya a ser cosa que nuestras discusiones internas a cielo abierto sean funcionales al regreso de un neoliberalismo recargado”, expresó Rivas en el marco del acto de la Confederación Socialista en conmemoración del Día Internacional de los Trabajadores, en la Casa del Pueblo de Haedo.

Ante las y los presentes, leyó su discurso a través del sistema informático que utiliza para comunicarse mediante su computadora: "No me asustan las disputas ni las diferencias internas, pero me parece que éste es un momento para bancar, exigiéndole a nuestro Gobierno que dé respuesta inmediata a las necesidades sociales, y que dé garantía de que el resultado del crecimiento económico se distribuirá equitativamente entre nuestro pueblo”, expresó.

“Los socialistas del campo nacional y popular tenemos críticas para hacerle al Gobierno, pero somos conscientes de que si las hiciéramos públicas estaríamos dañando al gobierno del que formamos parte, así que exigimos debatir puertas adentro, porque si bien es cierto que nuestro frente no puede ser rehén del ministro de Economía, tampoco puede serlo del tacticismo mesiánico de algunos importantes dirigentes”, agregó Rivas.

Y finalizó al expresar que "este día encuentra a la clase trabajadora angustiada, porque uno de cada tres trabajadores es pobre, porque casi la mitad de nuestra población está por debajo de la línea de pobreza y porque asiste con estupor a las internas de palacio que permiten el avance de la derecha, y esa clase trabajadora tiene bien claro que ella será la principal víctima si vuelve al gobierno la restauración conservadora neoliberal”. (Télam)