El intendente de la localidad bonaerense de Carlos Casares, Walter Torchio, afirmó hoy que se registró "un incremento exponencial" de casos de coronavirus al tiempo que destacó las restricciones anunciadas anoche por el presidente Alberto Fernández al calificarlas como "muy necesarias" debido a que las unidades de terapia intensiva en su localidad, por ejemplo, "están todas colapsadas".

“En otras circunstancias, tenés un problema y llamás a la Región Sanitaria y te derivan. Pero ahora las UTI están todas colapsadas”, aseveró el intendente de Carlos Casares, localidad que se encuentra en fase 2 de aislamiento, respecto a cuál es la situación sanitaria en el lugar.

Agregó que "las medidas son acordes al momento complicado" que vive el país y criticó a la oposición a nivel nacional al sostener que "no le dice la verdad a la gente por un interés electoralista que la lleva a repetir lo que la gente quiere escuchar", y dijo que "en el interior es diferente" porque en su localidad "la oposición ha acompañado cada una de las medidas".

En referencia a la oposición a nivel nacional, citó el caso de la titular de la Coalición Cívica e integrante de Cambiemos, Elisa Carrió, que calificó de "veneno" a las vacunas que traía el Gobierno nacional para inmunizar contra el coronavirus por tener diferencias ideológicas con el país que las fabricaba, en ese caso Rusia.

“Hablar es fácil. Pero tienen cero responsabilidad, son cero solidarios y lo único que buscan es rédito político", dijo y agregó que "cuando colapse un hospital van a ser los primeros en salir a denunciar el colapso del sistema de salud, pero mientras tanto no hicieron nada", advirtió.

Criticó que "en todo momento pusieron palos en la rueda" y dijo que "todos los espacios políticos deberían estar acompañando la campaña de vacunación y respaldando las medidas sanitarias”.

“Desde la oposición están diciendo lo que la encuesta les marca. Por eso siguen con las aulas abiertas. Nosotros también queremos la presencialidad en las escuelas, pero no se puede", sostuvo y reiteró que "no les importa la gente, cuántos mueren, cuantos enferman" y que si fuera por ellos "preferirían que los argentinos vayan a comprar la vacuna a las farmacias y se vacunen los que pueden”.

(Télam)