La empresa española Indra ganó la licitación pública internacional para la contratación del "diseño, planificación, desarrollo y operación del servicio de digitación, procesamiento y publicación" del escrutinio provisorio de las PASO y de las elecciones legislativas de este año.

"Adjudícase la presente licitación pública de etapa única internacional Nº 81-0022-LPU20 del Ministerio del Interior a la firma Indra Si SA. (C.U.I.T. N° 30-69313376-5) por la suma total de $1.594.702.340", indica el artículo dos de la Decisión Administrativa 534/2021, publicada hoy en el Boletín Oficial, con la firma del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y el ministro del Interior, Eduardo de Pedro.

En los considerandos de la decisión, se señaló que "la oferta base de la firma Indra" fue "la más conveniente para el organismo contratante, con un puntaje final de 97.60".

Se explicó que su oferta base fue "técnicamente admisible y económicamente conveniente" por sobre su competidora, Smartmatic, que había realizado el escrutinio provisorio en las últimas elecciones generales, en 2019.

Según informó el Ministerio del Interior, Indra presentó una oferta económica de casi 110 millones de pesos menos que lo ofrecido por la empresa competidora Smartmatic, que había sido contratada durante la gestión de Mauricio Macri en los últimos comicios, y cuyo accionar había sido objetado judicialmente.

De esta manera, Indra se encargará del recuento provisional de resultados a "nivel nacional y distrital -en el caso de simultaneidad de elecciones- para las elecciones Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) y las elecciones de legisladores nacionales conjuntamente con las elecciones ejecutivas y legislativas provinciales así como municipales que se realicen de forma simultánea durante el año 2021".

En principio, tal lo marca el cronograma electoral, las PASO iban a ser convocadas para agosto y las elecciones legislativas para octubre, pero el Gobierno acordó con la oposición una modificación de la ley por única vez -debido a la segunda ola de coronavirus- para hacerlas en septiembre y noviembre, respectivamente, lo que será convertido en ley hoy por el Senado.

De esta manera, las PASO previstas para el 8 de agosto se realizarán el 12 de septiembre, mientras que las legislativas se trasladan del 24 de octubre al 14 de noviembre, con la intención de que la Argentina llegue en mejores condiciones sanitarias frente a la segunda ola de la pandemia de coronavirus que atraviesa el país.

En tanto, desde la Dirección Nacional Electoral (DINE), dependiente del Ministerio del Interior, se indicó que con la licitación "se permitió reducir sustancialmente el costo de contratación e incorporar sugerencias y recomendación de partidos políticos, el Poder Judicial, empresas tecnológicas y organizaciones de la sociedad civil".

Asimismo, se destacó que Indra "presentó una propuesta técnicamente apta y la oferta económicamente más conveniente para llevar adelante" el escrutinio provisorio.

Según se destacó, en su presentación Indra hizo "una propuesta que se ajustó a los parámetros técnicos requeridos para la prestación del servicio, una oferta económica de casi 110 millones de pesos menos que lo ofrecido por la empresa competidora".

En relación a las elecciones de medio término de 2017, la propuesta fue un 31% menor, en dólares, respecto de la que resultó ganadora ese año, según precisaron las fuentes.

"Con esta adjudicación concluye la etapa de contratación más importante vinculada con las elecciones de este año, que quedan encaminadas para su realización con el calendario electoral vigente o las fechas que determine el Congreso de la Nación", indicó hoy la Directora Nacional Electoral, Diana Quiodo.

El proceso comenzó en enero de este año, cuando la DINE publicó un anteproyecto de licitación del recuento provisorio para permitir que interesados puedan realizar observaciones y sugerencias no vinculantes, con el objetivo de lograr mayor transparencia y mejorar el proceso.

En esa instancia se recibieron 55 sugerencias y comentarios por parte de partidos políticos, empresas, la Cámara Nacional Electoral y organizaciones civiles, que se transformaron en 21 mejoras al pliego original publicado el 10 de febrero, según lo establecido en el cronograma electoral.

La empresa Smartmatic, que perdió la licitación para los comicios de este año a manos de Indra, fue la encargada del escrutinio provisorio en los comicios presidenciales de 2019, y su accionar fue llevado a la Justicia.

En una acción de amparo, el Frente de Todos objetó las cualidades técnicas de la compañía y pidió en su momento su apartamiento del proceso electoral, algo que finalmente no ocurrió.

A esta denuncia se sumó la presentada por el entonces precandidato a jefe de Gobierno porteño por el partido Dignidad Popular, Leonardo Martínez Herrero, quien advirtió sobre un posible fraude económico en perjuicio de las arcas del Estado en la contratación de esta empresa.

En mayo de 2020, en tanto, la Cámara Nacional Electoral resolvió que las denuncias fueran investigadas por la jueza federal María Servini, al intervenir en un conflicto de competencia entre la magistrada y el Juzgado Federal N° 11 de la Ciudad de Buenos Aires.

Los problemas con Smartmatic quedaron expuestos en las PASO del 11 de agosto de 2019, cuando el equipo de veedores informáticos de la dirección de Tecnología del Consejo de la Magistratura examinó el funcionamiento del software utilizado en el escrutinio provisorio y concluyó que el sistema había funcionado "de forma totalmente defectuosa", por lo que pidió cambios en las generales de octubre de ese año.

Entre las anomalías constatadas, los veedores del Poder Judicial enumeraron que el sistema de recuento provisional "no se pudo poner a funcionar en la sala de veedores" y "funcionó sólo un rato en las terminales de los fiscales", y que además "tuvieron que bajar la aplicación de fiscales".

"A pesar de tener información suficiente a las 21:15, no pudo dar información hasta las 22:30", describieron en un informe entregado a la jueza Servini.

Para el Frente de Todos, entonces principal espacio opositor y hoy oficialismo, las sospechas en torno a Smartmatic habían comenzado un mes antes, a fines de julio de 2019.

En aquel momento, la actual ministra de Gobierno bonaerense, Teresa García, quien en ese entonces encabezaba el bloque de Unidad Ciudadana en el Senado bonaerense, alertó que Smartmatic había sido denunciada por irregularidades graves "en cuatro de los cinco continentes" y contaba con "una pésima experiencia en Europa" incluso con denuncias "a sus ejecutivos".

Además, García objetó el procedimiento por el cual Smartmatic había quedado a cargo del escrutinio provisorio de las PASO y las generales de 2019 ya que, denunció entonces, "el sistema no fue adjudicado por licitación" sino "por concurso de precios", tras lo cual apuntó sus críticas sobre quien ocupaba en ese momento la cartera de Interior, Rogelio Frigerio.

Finalmente, a principios de octubre de 2019, la gestión de Cambiemos comunicó que la falla que había tenido Smartmatic en el escrutinio provisorio de las PASO ya estaba solucionada pero la causa judicial igualmente siguió su curso. (Télam)