El ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, Martín Soria, llamó hoy a "poner nuestro mayor compromiso" para mejorar el sistema de administración de justicia, "que tan desprestigiado está", en el marco del décimo aniversario de la creación de la figura del Defensor Público Interamericano (DPI) y la inauguración de un seminario internacional sobre el impacto de la jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) en la Defensa Pública.

Junto a la Defensora General de la Nación, Stella Maris Martínez, el ministro exhortó "a todos y todas que hagamos el esfuerzo, desde el rol que nos toca, de poner nuestro mayor compromiso de mejorar el sistema de administración de justicia que tan desprestigiado está", en la apertura del seminario internacional Impacto de la Jurisprudencia de la Corte Interamericana de DDHH desde la perspectiva de la Defensa Pública.

Durante la inauguración que se realizó en el Centro Cultural Kirchner (CCK), Soria sostuvo que desde la firma del Pacto de San José de Costa Rica "el sistema interamericano de derechos humanos marcó un rumbo fundamental para la vigencia del derecho de los Derechos Humanos en nuestra región" y recordó la "histórica visita de la CIDH a la Argentina de 1979, que permitió quitar el velo y exponer ante el mundo entero las atrocidades de la dictadura genocida".

A lo largo de la exposición, Soria se explayó sobre los casos de Pedro Troiani y Leonardo Forneron e hija, que tramitaron ante la CorteIDH, al afirmar que "ambos casos, como en muchos otros, comenzaron con la falla del poder judicial a la hora de garantizar un servicio de justicia acorde en tiempo y forma a los y las justiciables".

A modo de cierre, Soria destacó el "rol fundamental" del Ministerio Público de la Defensa y elogió la tarea que lleva adelante el organismo, "que con menos recursos combate el accionar inerte que en determinados casos tiñe la acción de la justicia argentina, representando a las victimas hasta las últimas instancias internas e impulsando sus causas ante la CIDH para generar mecanismos y soluciones a los casos concretos, labor que genera una valiosa jurisprudencia".

El principal objetivo del seminario que se desarrollará durante las jornadas del 25 y 26 de abril es destacar el impacto de la jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en relación con la labor de la defensa pública y, asimismo, proveer a los y las asistentes de herramientas (argumentos, estándares y procedimientos) para utilizar al momento de litigar ante el Sistema Interamericano de Derechos Humanos.

Participaron de la apertura el presidente de la Corte Interamericana de DDHH, Ricardo Pérez Manrique, y la presidenta de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Julissa Mantilla Falcón.

Además estuvieron Estela de Carlotto, presidenta de la Asociación de Abuelas Plaza de Mayo y Javier Salgado, director de Contencioso Internacional en materia de Derechos Humanos del ministerio de Relaciones Exteriores de la Nación.

Por su parte, la defensora Martínez coincidió con el ministro Soria y destacó la decisión política del Gobierno nacional, instrumentada por medio del ministerio de Justicia y Derechos Humanos, de fomentar la resolución a través de "acuerdos de soluciones amistosas" para los casos de vulneración de derechos en nuestro país que tramitan en el Sistema Interamericano de Derechos Humanos.

"Desde la Defensoría hemos demostrado cómo se puede trabajar, aún presentando denuncias contra el Estado, para fortalecer la democracia en nuestro país y para que la garantía de los DDHH no sea solamente una letra; para que haya real acceso a la Justicia y para que las víctimas tengan verdaderamente una respuesta judicial efectiva y una respuesta gubernamental; para que el Estado que nos tiene que cuidar, nos cuide. Y para que podamos lograr entre todos, construir finalmente un Estado donde cada uno de nosotros se sepa respetado y cuidado y de esa manera aprenda a cuidar y respetar a los demás", agregó Martínez.

Mantilla Falcón dijo: "La Comisión Interamericana, ustedes lo saben, es la puerta de entrada del sistema interamericano de derechos humanos para miles de víctimas que acuden a ella cada año. Personas, grupos y comunidades que, tras años, a veces décadas de buscar justicia en el medio interno tocan la puerta de la Comisión con la esperanza de ser escuchados, muchas veces por primera vez y ordenar la justicia y reparación que no encontraron en sus países. La mayoría son personas pertenecientes a grupos que han sido históricamente excluidos y discriminados, muchas de esas personas acuden a la comisión sin representación legal y en judicial situación de vulnerabilidad. Gracias al principio de accesibilidad que rige la presentación de denuncias a, estas personas pueden continuar sus trámites con la seguridad de que su petición será analizada".

A su turno, el presidente de la Corte Interamericana Pérez Manrique sostuvo que la "defensoría pública latinoamericana es un ejemplo para el mundo, no solo para la región" y destacó "en la estructura de diseño constitucional de la República Argentina, la creación de una institución que responde autónoma, el Ministerio Público de la Defensa, que expresa y cumple el rol fundamental del ejercicio de la defensa pública".

Y agregó que "hoy queremos hacerle un homenaje y un reconocimiento en nombre de la Corte Interamericana de DDHH, a la figura del Defensor público interamericano. No tengo dudas que desde que tenemos defensores y defensoras públicas interamericanas, ha habido un elemento en la defensa, un plus en la defensa, que se nota específicamente desde el punto de vista de la sensibilidad, del punto de vista del contacto con la vulnerabilidad". (Télam)