El ministro del Interior, Eduardo de Pedro, aseguró hoy que el proyecto que encabeza el presidente Alberto Fernández "tiene que ver con una cuestión de convicciones y con la generación de empleo, que es el factor ordenador de la vida de las familias", al recorrer la puesta en marcha del hormigonado del brazo Aña Cuá, en la localidad correntina de Ituzaingó, que posibilitará ampliar la capacidad energética de Yacyretá.

De Pedro participó de la actividad junto al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; el gobernador de Corrientes, Gustavo Valdés; y su par de Misiones, Oscar Herrera Ahuad.

También estuvieron presentes en la recorrida el secretario de Energía Darío Martínez; el director ejecutivo de la Entidad Binacional Yacyretá por Argentina, Ignacio Barrios Arrechea; el director de la Entidad Binacional Yacyretá por Paraguay, Nicanor Duarte Frutos; y el embajador de Argentina en Paraguay, Oscar Domingo Peppo.

"Por indicación del Presidente tenemos la voluntad y la decisión de poner en marcha una visión totalmente federal", señaló de Pedro, y deseó que cada habitante del país "se pueda desarrollar, vivir, estudiar y ser feliz en el lugar donde nació".

El ministro alertó que "hoy en día esta situación es muy difícil", porque las industrias y la generación de empleo "siguen teniendo más beneficios en la Ciudad de Buenos Aires que en el resto del país".

"¿Cómo se corrige eso?", se preguntó de Pedro, "con decisión política y con una fuerte convicción de invertir en obras de infraestructura que hagan competitivas a las industrias de cada región", sostuvo.

Al referirse a la obra, detalló que se dio inicio al hormigonado en la obra de ampliación de Yacyretá, que permitirá incrementar la potencia central, crear 3.000 nuevos puestos de trabajo y estimular la economía de la región, "con más oportunidades para la producción y el trabajo".

De Pedro remarcó que para generar industrias "uno de los insumos necesarios es la energía", y apuntó que el Gobierno nacional deben avanzar para permitir que Corrientes, Misiones y otras provincias "que aportan toda su riqueza natural consigan energía más barata para" poder potenciar sus economías regionales y "diversificando así su perfil productivo".

La obra para la maquinización del brazo Aña Cuá comenzó a mediados de 2020 y es en la actualidad el emprendimiento binacional más importante de la región, además de la obra pública en ejecución más grande de Argentina.

Las tareas contemplan una extensión de 25 kilómetros de largo por 2.000 metros de ancho en el río Paraná, lo que permitirá la incorporación de tres turbinas y la construcción de una nueva central hidroeléctrica que aumentará un 10% la capacidad energética de Yacyretá. (Télam)