Panfletos intimidatorios contra la comunidad mapuche de Bahía Blanca aparecieron hoy en esa ciudad, a más de una semana de que arrojaran una bomba molotov en el frente de una vivienda, y el intendente local, Héctor Gay, manifestó su repudio ante esas amenazas.

Los planfletos, que rezaban "¡Muerte a los mapuches!", "¡Fuera de Bahía Blanca" y "¡Fuera de Argentina", aparecieron en inmediaciones de Alberdi al 100, donde funciona el centro cultural de la comunidad mapuche Ruka Kimun.

En las imágenes intimidatorias aparece la imagen de la referente local María Olga Curipán con un revólver que la apunta y con un punto dibujado en su frente.

"La violencia nunca es el camino. El diálogo es la única opción posible para resolver cualquier diferencia en defensa de la paz social", sostuvo Gay, quien se encuentra de licencia.

El jefe comunal consignó a través de un comunicado que la comuna mantuvo contacto con Curipán y sostuvo que "el repudio debe ser unánime y la Justicia debe actuar con rapidez para esclarecer lo sucedido".

Los panfletos llevan la firma de una organización autodenominada "Comando de Restauración Nacional Zona Sur Mohamed Alí Seineldin", que exigió a la comunidad mapuche que se retire de la ciudad "por las buenas" y que desde el Gobierno municipal y el Concejo Deliberante "cesen todo tipo de ayuda a estos terroristas subversivos".

Click to enlarge
A fallback.

Este episodio se suma al registrado en la madrugad del 15 de noviembre, cuando desconocidos arrojaron una bomba del tipo molotov en el frente de la vivienda que habita Curipán y su familia.

Fuentes policiales señalaron a Télam que "según la denuncia, el hecho ocurrió pasada las 0.45, cuando desde el interior del domicilio se escuchó una fuerte explosión en el frente" ubicado en la calle Nicaragua.

La denuncia había sido radicada por la pareja de Curipán, quien es representante ante el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas de la comunidad mapuche bonaerense.

"El hombre dijo que tras ser alertado por un vecino salió a la vereda y comprobó una quemadura a la altura del portón", agregaron.

Tras dicho episodio intervinieron integrantes del cuartel de bomberos y peritos, quienes determinaron que se trataba de un explosivo de "fabricación casera del tipo molotov".

"El mismo contaba con una mezcla de nafta y gasoil y la propagación se vio frustrada debido a la carencia de materiales inflamables en el entorno de la detonación", agregaron las fuentes en referencia a los peritajes.

El episodio comenzó a ser investigado por el fiscal Diego Conti quien ordenó analizar cámaras de seguridad públicas y privadas en el sector.

Los investigadores trataban de determinar si lo que ocurrió en el frente de la vivienda con los panfletos que aparecieron hoy están vinculados con las mismas personas.

Por su parte, desde la agrupación Hijos de Bahía Blanca repudiaron "enérgicamente" el hecho y exigieron el "pronto esclarecimiento ante el cobarde atentado"

"El atentado se lo autoadjudicó un grupo neofascista autodenominado 'Comando de Restauración Nacional Mohamed Alí Seineldin' que mediante un panfleto vierte amenazas contra varios sectores sociales y políticos", indicaron.

También desde Hijos indicaron, a través de un comunicado, que en forma llamativa "el panfleto exige la liberación de los genocidas condenados por lesa humanidad, como así también, la libertad de los últimos cuatro condenados en la ciudad, por pertenecer a la banda asesina de la Triple A."

"Estos atentados no son a un sector de la sociedad, es a toda la ciudad, a la democracia, y en definitiva a todo el pueblo Argentino que quiere convivir en paz, democráticamente y sin violencia", puntualizaron.

(Télam)