La ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta, viajó hoy a la provincia de Chaco para acompañar el inicio del "juicio por la verdad" por la masacre cometida contra indígenas en Napalpí en 1924, cuando la policía mató a varios centenares de personas de las comunidades qom y moqoit.

"En la historia de la humanidad, cada genocidio buscó un enemigo. Desde la época de la conquista hasta hoy, uno de esos enemigos han sido los pueblos indígenas. Por eso este juicio por la verdad es tan importante, porque nos permite conocer la historia y revisar el pasado con una visión de futuro que siempre busque la Verdad y la Justicia", expresó la funcionaria.

Gómez Alcorta planteó que "llegar a esta instancia fue posible gracias a las hermanas y a los hermanos que resistieron y trabajaron con el recuerdo y el relato que permitieron transmitir esa memoria viva".

"Esto tiene una importancia realmente histórica, no solamente para los pueblos indígenas de Chaco o los pueblos indígenas de nuestro país, sino también para toda Latinoamérica", añadió, según se informó en un comunicado.

Se trata de un "juicio por la verdad" sin consecuencias penales, ya que los imputados por esa matanza están fallecidos.

La funcionaria estuvo junto al secretario de Derechos Humanos, Horacio Petriagalla Corti, y la vicegobernadora de Chaco, Analía Rach Quiroga.

En la primera audiencia se escucharon los alegatos y se vieron registros audiovisuales del historiador Qom Juan Chico y de los sobrevivientes Pedro Balquinta y Rosa Grilo. Intervinieron la Unidad Fiscal de Derechos Humanos del Chaco, integrada por los fiscales generales Federico Carniel y Carlos Amad, el fiscal federal Patricio Sabadini y el fiscal ad hoc Diego Vigay.

El 19 de mayo serán los alegatos de la fiscalía y las querellas en la Casa de las Culturas de Resistencia. (Télam)