Las autoridades sanitarias de la provincia de Buenos Aires plantearon hoy la necesidad de avanzar en un cierre "muy fuerte" por 15 días en la zona metropolitana del AMBA para que el sistema de salud pueda atender la creciente demanda de casos de internación por el aumento de contagios de coronavirus.

El planteo lo formuló hoy el ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollan, quien aseguró que "estamos en una situación crítica y necesitamos medidas drásticas, de 15 días por lo menos, con un cierre muy fuerte de la circulación de personas y, por lo tanto, del virus".

En declaraciones por Canal 13, Gollan adelantó que en las próximas horas se esperan nuevas reuniones de consenso con los referentes sanitarios de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, para enfrentar la crítica situación que hoy se vive en los hospitales del AMBA.

En ese aspecto, consideró como "esperanzador que anoche (Fernán) Quirós reconociera el grado de gravedad, y que se habían equivocado en las proyecciones, porque eso nos va a permitir tomar medidas mucho más contundentes".

"El AMBA es una única unidad sanitaria y epidemiológica y no podemos trabajar separados", consignó el titular de la cartera provincial.

Explicó que cuando se refirió a medidas drásticas "significa que hay que bajar la circulación a un nivel que dejemos lo mínimo indispensable para desarrollar la vida cotidiana, como la primera etapa del año pasado" y no descartó que la suspensión de actividades incluya el fútbol.

Sin embargo, Gollan aclaró que la nueva cuarentena tendría diferencias con la que se implementó el año pasado "porque hay numerosos municipios que no integran el AMBA y que no están con semejante nivel de gravedad, lo que les permite incluso, continuar con la presencialidad en las escuelas".

Además, recordó que este año se cuenta con vacunas, "lo que permite avizorar un horizonte más tranquilo en la medida que las personas de riesgo que se está vacunando incrementen sus anticuerpos contra el virus".

"Este año hay que focalizar de acuerdo a la realidad epidemiológica, no obstante, ayer nomás fueron una docena los intendentes - y en esto no hay diferencia según colores políticos-, que nos llaman para bajar de fase, porque les está pasando lo mismo que en el AMBA", graficó.

Es que en la provincia de Buenos Aires las clases presenciales se suspendieron en 32 distritos del AMBA y en tres del interior: Castelli, Zárate y Bolívar.

"Ahora vemos pacientes jóvenes, de 40, 42, 45 años que se mueren. En cosa de días, en 3 o 4 días, sobre todo aquellos que tiene alguna enfermedad preexistente, pero también algunos que no las tienen".

En el resto, aunque continúa la presencialidad, algunos jefes comunales como el de Tandil dispuso mayores restricciones a la circulación y estableció que los comercios sólo pueden permanecer abiertos hasta las 18.

Gollan advirtió que en algunas regiones del Área Metropolitana "hay un 85 por ciento de ocupación" y esta situación implica tener hospitales que "por momentos llegan a estar al 110 por ciento de ocupación porque, por ejemplo, quedan 3 camas, llegan 10 pacientes en un rato, ubicás a 3 en las camas libres mientras a los otros los sostenés hasta que buscás la derivación, pero ahora, las derivaciones cada vez cuestan más".

Resaltó que las nuevas variantes del virus SARS-COV-2 "ya generan un nuevo perfil de enfermos críticos y estamos viendo pacientes jóvenes graves, que antes tardaban unos días en dar síntomas y luego se mejoraban".

"Ahora vemos pacientes jóvenes, de 40, 42, 45 años que se mueren. En cosa de días, en 3 o 4 días, sobre todo aquellos que tiene alguna enfermedad preexistente, pero también algunos que no las tienen", detalló.

Precisó que, en la actual situación de extrema saturación hospitalaria en el AMBA, se corre un riesgo muy concreto de colapso, que no solo afecta a quienes contraen Covid-19:

"Cuando colapsa el sistema, el que tuvo un infarto, el que se accidentó, el que tiene un abdomen agudo, el que tiene un ACV no encuentra lugar en el hospital y no te van a buscar a tu casa porque no hay más ambulancias", advirtió.

En tanto, el viceministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak, marcó también hoy la necesidad de "reducir la cantidad de casos para que el sistema de salud logre atender a todos", al tiempo que admitió que es un objetivo que hasta ahora es "muy difícil de conseguir".

En diálogo con C5N, Kreplak explicó que hay "una gran cantidad de casos de coronavirus en todo el país" pero, "especialmente, en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA)", lo que consideró "una situación muy difícil de sostener para el sistema de salud".

El funcionario bonaerense se refirió en este marco al informe presentado por la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva, en el que se evaluó el nivel de ocupación de camas en las clínicas y sanatorios más grandes, que reveló una "ocupación en la ciudad de Bueno Aires y conurbano cercano al 95%".

Kreplak dijo que en Ciudad de Buenos Aires "las obras sociales y las prepagas que habitualmente usan esas clínicas hace ya unas cuantas semanas se quedaron sin camas".

Por ese motivo, dijo, "empezaron a usar las clínicas del conurbano que habitualmente utilizan las obras sociales sindicales o provinciales, por lo que el 50% de las personas que están en terapia intensiva de los hospitales públicos son pacientes de las obras sociales que no consiguieron lugar en esas clínicas".

En cuanto a las medidas restrictivas adoptadas hasta el momento y que rigen hasta este viernes, el funcionario afirmó que "han tenido un impacto relativamente positivo en el sentido que han dejado de ascender respecto a la proyección",

(Télam)