El Gobierno argentino ratificó hoy su postura en relación al proceso electoral en Nicaragua y expresó que "no hay democracia limpia con presos políticos y con proscripciones".

Así lo afirmó esta mañana la portavoz de la Presidencia, Gabriela Cerruti, en conferencia de prensa en Casa de Gobierno, horas antes de que el canciller Santiago Cafiero participe en la asamblea general de la Organización de Estados Americanos (OEA), que comenzó hoy con Nicaragua en el centro del temario.

"La Cancillería ya lo ha expresado y lo reiteramos: la Argentina cuestiona el proceso electoral en Nicaragua porque entiende que no hay democracia limpia con presos políticos y con proscripciones", dijo la portavoz en la rueda de prensa.

En este sentido, agregó: "La Argentina denuncia la violación a los derechos humanos en Nicaragua, como lo ha hecho acompañando los informes de Michelle Bachelet en la ONU y, en ese sentido, va a llevar adelante la postura histórica de la Argentina de acompañar y cooperar, que asimismo es lo que dice la carta de la OEA, acompañar y cooperar para que el pueblo nicaragüense pueda salir de la situación en la cual está viviendo".

En la asamblea de la OEA de hoy se debatirá un proyecto de resolución presentado por siete países para que se haga "una evaluación colectiva" de la situación de esa nación centroamericana y de sus elecciones, y se adopten luego "las acciones apropiadas".

El pasado domingo se llevaron a cabo las elecciones en Nicaragua donde resultó reelegido con un 75 por ciento de los votos el presidente Daniel Ortega, en unos comicios que se llevaron a cabo sin oposición.

Click to enlarge
A fallback.

Tras conocer los resultados, la Cancillería argentina expresó -en un comunicado- su deseo de que ese país, "cuanto antes, recupere el diálogo y la convivencia democrática", y manifestó su "preocupación" por la detención de dirigentes opositores, ante lo cual reclamó "el respeto de los derechos humanos de toda la población" de esa nación.

En este sentido, la portavoz de la Presidencia remarcó hoy que "hay muchos países que hacen declaraciones sobre el tema Nicaragua pero los únicos dos países que convocaron a sus embajadores hace ya cuatro meses fueron Argentina y México".

De hecho, calificó como "clara y contundente" la postura de Argentina sobre el tema Nicaragua.

Desde junio pasado, las autoridades nicaragüenses le sacaron la personería a tres partidos opositores y detuvieron a 39 activistas sociales, políticos, empresarios y periodistas, incluyendo siete precandidatos presidenciales, algunos con chances serias de derrotar a Ortega.

El proyecto de resolución que se debatirá hoy en la Asamblea de la OEA fue impulsado por Estados Unidos, Canadá, Chile, Costa Rica, Ecuador, República Dominicana, Uruguay y Antigua y Barbuda y busca que que el Consejo Permanente haga "una evaluación colectiva inmediata (...) a más tardar el 30 de noviembre y tome las acciones apropiadas" sobre la situación.

La iniciativa no implica abiertamente la activación del artículo 21 de la Carta Democrática Interamericana, por el que puede suspenderse a un Estado miembro si rompe el orden democrático y la diplomacia no da resultados pero podría desembocar en su activación en función de las conclusiones de esa "evaluación colectiva", que también pidió el secretario general de la OEA, Luis Almagro, en una conferencia de prensa previa al debate.

El texto impulsado por siete países pasará a debate a la comisión general y se votará entre hoy y mañana. Para ser adoptado, se necesita la mayoría simple de votos de los estados miembros, es decir 18. (Télam)