El jefe de Asesores del Ministerio de Salud bonaerense, Enio García criticó hoy la decisión del gobierno porteño de quitar la obligatoriedad del uso de barbijos en las escuelas y advirtió que si los casos crecen "habrá que restringir algunas actividades para los no vacunados".

"Nos pareció un disparate que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires haya sacado el barbijo en las escuelas porque la población que se está contagiando es la de menores. En las escuelas hay muchos susceptibles, es decir gente no vacunada", sostuvo.

En declaraciones a El Destape Radio aseguró que con el ministerio de Salud de la Ciudad "tenemos una comunicación muy fluida y dinámica, pero esto responde más a otra cosa".

"Al principio de la pandemia había un mensaje positivo de no politizar la pandemia, salir todos juntos. Eso funcionó bien, pero llegó un momento en el que Cambiemos tomó una decisión deliberada de intentar usar la pandemia como una herramienta más de oposición al Gobierno nacional y ahí la cosa empezó a andar mal", describió.

El funcionario precisó que la zona norte del conurbano "tiene un aumento de casos sostenido fundamentalmente en menores de edad" y advirtió que "llegamos a un estancamiento con los menores" en cuanto a la vacunación.

"Que el impacto sea menor en menores no significa que no puedan ocupar una cama de terapia o morir y además tenerlos vacunados nos ayuda a disminuir la circulación del virus", precisó.

Click to enlarge
A fallback.

García aseguró que "lo que estamos viendo en Europa es la pandemia de los no vacunados" y sostuvo que "nosotros vamos por el método de convencimiento y que las personas puedan decidir sobre su cuerpo, pero que sea una decisión formada, no con fake news".

"Hay dos opciones, o restringimos algunas actividades para los no vacunados, como ir a la cancha, o volvemos al aislamiento cuando aumenten los casos, y no queremos. La restricción tiene que ser al que no esté vacunado", sintetizó.

(Télam)