La Fiscalía Federal de Bahía Blanca solicitará la colaboración de la Unidad Antiterrorista de la Policía Federa Argentina para poner en marcha una serie de medidas, con el objetivo de identificar quién o quiénes fueron responsables de la explosión de ayer de un artefacto casero en un local del Frente de Todos (FdT) de esa ciudad.

El expediente, que en un primer momento estuvo en la órbita de la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio (UFIJ) 8, a cargo de Marcelo Romero Jardín, fue girado en las últimas horas a la Fiscalía Federal 1, encabezada por Santiago Ulpiano Martínez.

Ayer, detonó un artefacto explosivo en un local del FdT, ubicado en el centro bahiense, en un ataque que sólo causó daños materiales en el lugar y en edificios vecinos, que fueron asistidos por Bomberos, Defensa civil, Guardia Urbana, Comando de Patrulla, Policía Ecológica y la División Explosivos.

Fuentes judiciales señalaron a Télam que el nuevo fiscal, con los elementos aportados por su par provincial, profundizará distintas medidas, como por ejemplo, "solicitar la colaboración de la Unidad Antiterrorista de la Policía Federal Argentina (PFA)".

"También se solicitará la intervención de bomberos expertos en Explosivos de la Policía Federal con el fin de llevar a cabo un nuevo relevamiento de los elementos encontrados en coordinación con personal de la delegación local de la Policía Federal y con asiento en Mar del Plata", agregaron los voceros.

Las acciones serán coordinadas con personal de la Delegación de Investigaciones (DDI) y de la Departamental de Policía bonaerense, quienes fueron los primeros en llevar adelante las pesquisas.

"Se están analizando cámaras de seguridad que hay en el lugar y también otras ubicadas en un perímetro más amplio para determinar si durante la madrugada de ayer se registraron movimientos de vehículos y de personas", contaron las fuentes de la fiscalía federal.

En las últimas horas el Juzgado Federal 2, a cargo de la jueza María Gabriela Marrón, se presentó ante el de Garantías 4, en manos de Marisa Promé, y le solicitó que se inhiba de seguir interviniendo en las actuaciones labradas con relación a la explosión.

"Al contestar el pedido, el fiscal Romero Jardín no se opuso entendiendo que los delitos son de competencia federal y detalló que tomó intervención para evitar demoras que pusieran en riesgo le eficacia de la investigación", indicaron desde el Ministerio Público provincial.

Según se indicó, de esa manera fueron impartidas las primeras directivas para que el personal policial pudiera realizar las tareas investigativas.

Los peritajes realizados en el frente del local determinaron que la detonación se produjo a partir de la colocación de un artefacto explosivo casero "con el poder suficiente para producir lesiones y daños a terceros".

Se trata de un informe preliminar elaborado por integrantes de la División Explosivos de la Policía Bonaerense que determinó que "se desprende de los elementos en cuestión en su conjunto y debido al confinamiento de una cierta cantidad no precisada de un deflagrante (posiblemente pólvora)".

La explosión ocurrió en la madrugada de ayer, pasadas las 3, en el local ubicado en la intersección de las calles Donado y Beruti, en el centro de la ciudad. En los alrededores, poco después de la detonación, fueron hallados panfletos anónimos e intimidatorios, que fueron sumados al expediente judicial. (Télam)