El presidente Alberto Fernández aseguró hoy que la inflación es un problema que asume y todavía está "pendiente de resolución", y afirmó que las tarifas se ajustan "lo mínimo y necesario" para evitar que las subas afecten el ingreso de los argentinos. "Cuando les dije a los argentinos que se iba a terminar la penuria de tener que elegir entre los medicamentos y las tarifas de luz y de gas, se los dije y lo cumplí", sostuvo Fernández durante un acto de entrega de viviendas en el partido bonaerense de San Martín. "Durante todo un año las tarifas estuvieron congeladas y cuando debimos corregirlas lo hicimos lo mínimo y necesario, para que no afecte el ingreso de los argentinos en un momento que sé que la economía y la inflación apremian", señaló. Y agregó: "No dejo de atender ese problema. Es un problema que asumo y que tenemos pendiente de resolución. Trabajamos todos los días por resolverlo". Asimismo, el mandatario aseguró que tiene la "tranquilidad" de que con el tema de las tarifas "cumplió" con los argentinos. "Si hubiera seguido con la normativa de regulación tarifaria que dejó vigente el Gobierno anterior tendríamos que haber aumentado alrededor de 180% la tarifa de electricidad y 160% la de gas. Ese 160% de gas se convirtió en 6% de aumento. Y el 180% de electricidad en 9%", destacó. Fernández subrayó que esos aumentos "mínimos" se diagramaron sabiendo que "los argentinos habían hecho un tremendo esfuerzo". "Del mismo modo que dije que es hora de dejar de pagar tasas de interés exorbitantes y todos me decían que eso no se podía hacer. Y todo eso lo hicimos en medio de la pandemia. Estamos tranquilos porque pudimos cumplir con nuestros compromisos", remarcó. También se refirió a la renegociación de la deuda con acreedores privados y destacó que la Argentina se ahorró unos 30.000 millones de dólares en futuros pagos, que correspondían a la deuda tomada por el Gobierno anterior. "La deuda la tomaron los que ahora me explican como tengo que negociar. Es muy gracioso", ironizó. Sobre el manejo de la pandemia que realizó su gobierno, señaló: "Acá, en la Provincia de Buenos Aires, había una gobernadora que se jactaba de no abrir más hospitales, y que dejó dos hospitales sin abrir que estaban virtualmente construidos". "Nosotros agregamos 12 hospitales modulares en todo el país para que nadie se quede sin una cama de atención. Tengo la tranquilidad de que somos herederos de Evita. Entendemos que donde hay una necesidad hay un derecho", manifestó. "Hay una parte de la Argentina que cree que la Argentina es para 20 millones de personas y que otros 25 millones de personas sobran. Todos deben tener acceso a educación, salud y una casa propia", enfatizó. BAC/JC NA