El presidente Alberto Fernández dijo que quiere que el Partido Justicialista (PJ) "funcione con autonomía de gobierno", que sea "activo" y que "genere cuadro nuevos, una nueva dirigencia que convoque a repensar la Argentina", y puso como ejemplo de ello al Frente Amplio en Uruguay.

En una entrevista con Página/12 y consultado cuándo asumirá la conducción del partido señaló: "No lo sé, pero lo que creo es que el PJ necesita hacer algo distinto. Podríamos volver a enamorar a la sociedad. Y yo quiero que el partido funcione con autonomía de gobierno. La verdad a mí no me interesa presidir el PJ para convertirlo en un apéndice"

"Yo necesito un PJ activo que genere cuadros nuevos, que genere una dirigencia nueva, que convoque a repensar la Argentina y que asuma su identidad de una vez por todas. Como fue en el Frente Amplio", agregó.

En ese sentido, Fernández planteó: "Yo lo que creo que tenemos que lograr es institucionalizar el espacio porque contenemos a mucha gente que no está en el peronismo y la verdad eso le da riqueza a la coalición de gobierno".

Sobre si visita a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner o si ella iba a verlo a Casa de Gobierno u Olivos, respondió: "Generalmente viene acá, pero no tendría ningún problema en ir a verla. Yo soy muy seguro de mí mismo, puedo hablar con Cristina todas las veces que haga falta y puedo escucharla todas las veces que sea necesario. Y yo no me voy a sentir postergado por eso. Eso es lo que quieren vender, lo que quieren hacer creer".

En otro tramo fue consultado si había dirigentes que le pedían imprimir otro ritmo al gobierno y en ese sentido señaló: "Yo lo que creo es que hay diferentes formas. Hay compañeros que quieren un vértigo mayor en la gestión de gobierno, pero hay muchas formas de medir cómo funciona un gabinete y para mis colaboradores el esfuerzo de gobernar un país en pandemia es titánico, sobre todo un país que recibimos devastado. Cuando uno mira para atrás, fue un trabajo inconmensurable"

Al ser consultado sobre si el pedido de un ritmo más vertiginoso incluye a la vicepresidenta, Fernández afirmó: "No, ella es muy comprensiva. Hay cosas que no le gustan y lo dice. Y a mí me parece legítimo. Pero sería muy ingrato si dijera que ella no me acompañó en todo lo que yo necesité" (Télam)