El presidente Alberto Fernández criticó hoy las políticas de viviendas del Gobierno de Mauricio Macri apoyadas en créditos UVA que fueron "un negocio para los bancos" y llamó a "rescatar el sentido del Estado, que siempre aparece moderando las desigualdades".

Al encabezar un acto en la localidad bonaerense de Mercedes para anunciar la inversión de 77.200 millones de pesos para generar 30.000 lotes habitacionales con servicios, el Jefe de Estado dijo que los argentinos son "capaces de pensar en el futuro" en medio del coronavirus y dijo estar seguro de que, superada la pandemia, el país será "más pujante".

"Esto es darle el crédito para pagar el terreno y la casa, pero es más difícil. Necesitamos de provincias que nos ayuden en la búsqueda de tierras y los municipios que urbanicen, que haya una plaza, un centro deportivo y seguramente una escuela. Así estaremos construyendo la comunidad organizada", destacó Fernández.

El discurso del Presidente discurrió entre la capacidad estatal de tener políticas habitacionales activas "que sean un negocio para la gente" y la crítica a la visión promercado del gobierno de Juntos por el Cambio.

"Estuvieron hablando que el Estado era una carga. Alguien creyó que esto se arreglaba con créditos UVA, y accedieron a una casa y a un montón de problemas que tratamos de resolver y estamos resolviendo", aclaró.

Como contracara, señaló que su administración lleva adjudicadas "más de 10 mil casas que estaban virtualmente terminadas en 2015 y que no entregaron, vaya a saber por qué razón".

"Nadie puede pensar que alguien vive dignamente mendigando una tierra. Se vive bien cuando uno tiene un techo propio", dijo Fernández y dijo confiar "que el año que viene" se van a "estar entregando 100 mil casas", añadió.

En el acto, el Presidente estuvo acompañado por el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; por ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi; el titular de Interior, Eduardo "Wado" de Pedro; el gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, y el intendente de Mercedes, Juan Ignacio Ustarroz. (Télam)