El presidente Alberto Fernández confirmó hoy que la concesión de la Hidrovía Paraná-Paraguay “se licitará con la inclusión de las provincias en el proceso" así como en "la adjudicación y en el organismo de control de su funcionamiento" y remarcó que "la idea es dotarla de la máxima transparencia en su funcionamiento”.

En declaraciones a Radio Con Vos, el Presidente dijo hoy que “de ninguna manera quiero que continúe la concesión como está” porque “la hidrovía necesita mejores controles de los que tiene hoy”.

"Entonces decidí que tanto en el llamado a licitación, la adjudicación y el organismo que quede instituido para controlar su funcionamiento, se involucre a todas las provincias ribereñas del río Paraná-Paraguay”, dijo el mandatario.

Las provincias involucradas son Formosa, Misiones, Corrientes, Chaco, Santa Fe, Entre Ríos y Buenos Aires, que tienen acceso a la hidrovía Paraná-Paraguay, un corredor natural de transporte fluvial de más de 3.400 kilómetros de largo, que se extiende a través de los ríos Paraná y Paraguay, y permite la navegación continua entre los puertos de Argentina, Brasil, Bolivia Paraguay y Uruguay.

“La hidrovía tuvo hasta acá una concesión que el Estado nacional le ha dado a una empresa durante casi unos 30 años y que se está venciendo ahora”, dijo el Presidente, en referencia al consorcio integrado por la empresa belga Jan de Nul y la argentina Emepa S.A.

Fernández definió a la hidrovía como “un canal muy, pero muy importante para el desarrollo del norte argentino porque esa zona puede sacar toda su producción por esa hidrovía hacia el Atlántico”.

Por eso, aclaró que “la idea es dotar a la hidrovía de la máxima transparencia en su funcionamiento” porque además en ese canal “han asomado un montón de puertos privados que estuvieron todo este tiempo y está fenómeno que sigan esos puertos, pero necesito mejor control sobre eso”.

En ese sentido, sostuvo que “la mejor forma de que el control funcione es que muchos ojos interesados pongan la mirada en la hidrovía”.

“Vamos a llamar a una nueva licitación y vamos a hacer que todas las provincias intervengan en la licitación, en el otorgamiento de la posterior concesión y en hacer cumplir lo que la concesión diga. Esta es la mejor forma de democratizar la hidrovía”, insistió.

En tanto, Fernández descartó que el Estado se haga cargo: “El trabajo de dragado es una obra que hacen muy pocas empresas en el mundo porque exige una tecnología de altísimos costos y eso es muy difícil que el Estado lo pueda hacer y por eso es la idea de la concesión”.

“Pero tengan todos la certeza de que esta vez no va a ser una concesión vista desde Buenos Aires”, aclaró.

Sobre los tiempos del proceso licitatorio, dijo que “se hace ahora”, aunque aclaró que “quizás habrá que prorrogar algunos meses, pero lo tenemos que hacer rápido. No tengo ningún interés de que se prorrogue lo que está”, cerró.

Desde el Ministerio de Transporte destacan que la Hidrovía Paraguay-Paraná "constituye la opción de transporte más relevante de nuestra producción agrícola, tanto de graneles sólidos como líquidos, a lo largo de 3.442 kilómetros desde Puerto Cáceres, en Brasil, hasta Nueva Palmira, Uruguay".

Por ella se transportan más de 100 millones de toneladas de carga, mercadería transportada en contenedores (puerto de Buenos Aires y Terminal Dock Sud); la carga de la industria automotriz (puerto de Zárate); y de la industria metalúrgica y siderúrgica. (Télam)