El presidente Alberto Fernández expresó hoy la preocupación del Gobierno nacional por la "voracidad tremenda" que el coronavirus muestra en "algunos lugares del interior del país" y aseveró que la pandemia "está lejos de terminar".

Mientras, el aumento de contagios y la derivación de pacientes a terapia intensiva volvió a complicar la situación en provincias del centro, norte y sur del país, donde la ocupación de camas críticas rondaba hoy el 90%.

"La pandemia está lejos de estar terminada; estamos en plena batalla. La vacuna ayuda mucho pero no hace todo", señaló el mandatario al encabezar un acto en la ciudad bonaerense de Mercedes, donde anticipó que se analizan medidas para hacer que "la nueva cepa de la India no entre en la Argentina y no arruine todo el trabajo que hemos hecho hasta ahora".

El Presidente se refirió a la actual situación sanitaria del país en la semana en la que el Gobierno analiza cómo continuarán las medidas de cuidado a partir del viernes, cuando venza el DNU que establece las actuales restricciones.

Como contraste a la situación apremiante que afrontan los sistemas sanitarios de Córdoba, Santa Fe, Santiago del Estero, Mendoza, Entre Ríos o Neuquén, el ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollan, afirmó que tras el aislamiento estricto de nueves días comenzó a detectarse "un descenso de casos" en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), aunque aclaró que aún las cifras son altas.

"Estamos preocupados por la pandemia en el interior del país donde está exhibiendo una voracidad tremenda, por lo que nosotros no podemos mirar desde afuera sin querer ayudar a esas provincias que lo están padeciendo", dijo Fernández.

Para el mandatario, "muchos piensan que está todo terminado, pero estamos en plena batalla; y, en esa batalla, la vacuna ayuda mucho, pero no hace todo".

La campaña de vacunación, a la vez, continuaba "a ritmo agigantado", según destacó Gollan, con la llegada de millones de dosis para combatir al virus y la ampliación de los turnos para distintos grupos etarios.

Varias provincias adoptaron nuevas medidas desde ayer, mientras otras optaron por prorrogar restricciones vigentes, tras un fin de semana de aislamiento estricto en grandes centros urbanos y zonas de "alarma" epidemiológica, en línea con el DNU dictado por el Gobierno nacional para mitigar la curva de contagios por coronavirus.

En Córdoba, en tanto, según los reportes oficiales continúa en ascenso la ocupación de las UTI Covid-19, con 2.757 personas internadas que representan el 83,4% del total disponible en la provincia, de los cuales 593 se encuentran con asistencia respiratoria mecánica, el 21,5% del total.

La provincia -que acumuló 341.385 casos positivos desde el inicio de la pandemia y 4.167 fallecimientos- mantiene desde ayer y hasta el 18 de junio nuevas restricciones a la circulación de personas con la suspensión de clases presenciales, prohibición de reuniones familiares y sociales, además de otras actividades compatibles con el status sanitario de fase 1.

En Santa Fe, voceros del Ministerio de Salud informaron a Télam que la ocupación de camas de terapia intensiva se situaba hoy en un 98% en la provincia, con un 100% en las regiones Reconquista y Rafaela, 98% en las ciudades de Santa Fe y Rosario, y un 95% en Venado Tuerto.

Asimismo, en Mendoza, el último reporte semanal hasta el 3 de junio indicó que la ocupación de camas en las localidades de Godoy Cruz, Las Heras, Guaymallén, Maipú, Luján de Cuyo y la ciudad capital era del 88,84% y toda la provincia llegaba al 83,95%.

Por su parte, el Gobierno de Entre Ríos indicó hoy que mantiene el alerta ya que registraba una ocupación de más del 87% del total de las camas de las UTI y solo quedan 34 unidades libres, nueve del sector público y 25 del privado, mientras en Santiago del Estero el porcentaje de ocupación de camas Covid-19 en las UTI-UCI aumentó a un 94%, según el último informe del Comité de Emergencia provincial.

Río Negro restringió hasta el 13 de junio las clases presenciales, que continuarán en los niveles inicial, primario y educación especial, pero seguirán suspendidas en varias localidades en el nivel secundario superior, además de que limita la circulación de las personas entre las 20 y las 6; la suspensión de reuniones sociales en domicilios particulares y los eventos culturales, sociales, recreativos y religiosos, tanto en lugares cerrados como al aire libre. (Télam)