(Por Nicolás Poggi, enviado especial) El presidente Alberto Fernández disertó hoy en una universidad de Nueva York donde 12 años antes había estado el exmandatario Néstor Kirchner, por lo que la visita tuvo una carga emotiva para la delegación argentina.

En la primera actividad de una intensa jornada con su punto más alto en su participación en la 77° Asamblea General de la ONU, Fernández visitó la Universidad The New School, ubicada en la zona residencial de Greenwich Village, en el Bajo Manhattan, para dictar la conferencia "Desafíos globales: una perspectiva latinoamericana".

Ante el foro de esa casa de altos estudios, de tradición progresista, el mandatario advirtió sobre los movimientos de "odio y violencia y los viejos fascismos que vuelven a reaparecer" en el mundo, y advirtió que el atentado contra la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner en la Argentina "es resultado de ese odio" y "negarlos no nos hace bien".

En primera fila lo escuchaban el canciller Santiago Cafiero y los ministros de Educación, Jaime Perczyk, y de Seguridad, Aníbal Fernández.

La conferencia tuvo una carga emotiva para los funcionarios del Frente de Todos (FdT), porque en ese mismo lugar había estado Kirchner el 17 de septiembre de 2010, un mes antes de su muerte.

En esa ocasión, Kirchner había dado una charla en The New School titulada "Latin America Rising".

El exmandatario estaba en Nueva York para acompañar a su esposa, la entonces presidenta Cristina Fernández, en su participación en la cumbre anual de la ONU.

La comunicación entre el Presidente y los alumnos de la institución fue establecida a través de una cabina de traducción ubicada en uno de los laterales del auditorio Wollmall Hall.

El Presidente llegó a la casa de altos estudios acompañado por el embajador argentino en Estados Unidos, Jorge Argüello, y ya lo estaban esperando Cafiero y Perczyk.

El mandatario fue recibido por las autoridades de la institución, que le obsequiaron publicaciones de esa universidad.

El campus universitario, que la delegación argentina debió atravesar para hacer su ingreso, lucía apacible, con los jóvenes estudiantes leyendo en un patio interno bajo la sombra de los árboles.

Antes de salir para The New School, Fernández desayunó y le dio los últimos ajustes al discurso que iba a pronunciar por la tarde en la Asamblea General de la ONU.

También saludó a su hijo, Francisco, por videochat. (Télam)