El presidente Alberto Fernández advirtió hoy que "es muy difícil" hacer una "mejor democracia y una República más sólida" con jueces que "acuden en socorro de sus mandantes políticos o corporativos" y aseguró que "es imperioso abordar cambios" que le "devuelvan a la Justicia el prestigio que unos pocos jueces y fiscales le hicieron perder".

El jefe de Estado se pronunció de ese modo en su cuenta de la red social Twitter, luego de que ayer la Cámara Federal de Casación Penal dispuso que la causa por espionaje ilegal que involucra a exfuncionarios del Gobierno de Mauricio Macri pase a ser instruida en los Tribunales Federales de Comodoro Py.

La decisión del máximo tribunal penal del país se produjo antes de que el juez federal de Lomas de Zamora Juan Pablo Auge, a cargo de la investigación, pudiera resolver la situación procesal de Gustavo Arribas y Silvia Majdalani, para quienes los fiscales Cecilia Incardona y Santiago Eyherabide habían reclamado sus procesamientos.

El expediente estará ahora en manos de la jueza María Eugenia Capuchetti y tendrá como fiscal a Carlos Stornelli, quien a su vez se encuentra procesado por espionaje ilegal en una causa que se tramita en el juzgado federal de Dolores que encabeza Alejo Ramos Padilla.

"Es muy difícil hacer una mejor democracia y una República más sólida con jueces que acuden en socorro de sus mandantes políticos o corporativos", escribió el jefe de Estado y agregó: "Es imperioso abordar cambios que le devuelvan a la Justicia el prestigio que unos pocos jueces y fiscales le han hecho perder".

En el mismo sentido se pronunciaron la ministra de Justicia y Derechos Humanos, Marcela Losardo, quien publicó en la misma red social un hilo de tuits replicados por el Presidente, y el jefe de Gabinete Santiago Cafiero.

Losardo advirtió que "es más que evidente" que los funcionarios que integraron el gobierno de Mauricio Macri "consolidaron una Justicia que los protege" y "les evita el deber de rendir cuentas", y aseguró que eso ocurre "con la anuencia de un conjunto de medios" de comunicación que "tapan aquellas inconductas".

La funcionaria sostuvo que "causa una profunda indignación" ver que un fiscal procesado (en referencia a Stornelli) "que participó en delitos atribuidos a un irregular agente de inteligencia (por Marcelo D'Alessio) y que está sospechado de presionar con fines de persecución política, sea hoy el encargado de investigar el espionaje del gobierno al que sirvió".

"Argentina necesita jueces que vuelvan a ocupar el lugar que la República les reclama. Jueces decentes y capaces, que dejen de servir al poder político de turno", destacó Losardo para luego dirigirse a los magistrados con el pedido de que "no cedan a las presiones corporativos y se dediquen simplemente a impartir justicia".

La ministra comenzó el hilo de tuits con la publicación de una encuesta que relevó el nivel de baja confianza en la Justicia que poseen en la actualidad los argentinos, y en ese sentido subrayó: "El sentido de Justicia está en duda entre nosotros".

"Las encuestas dan cuenta que una inmensa mayoría de los argentinos se muestran críticos y escépticos ante el proceder del Poder Judicial y de sus miembros", advirtió.

Y luego remarcó: "Hoy sabemos que hubo jueces que acordaban y preanunciaban sus fallos con el Presidente de entonces, que jugaban al tenis con él mientras perseguían a sus opositores con argucias legales y que siempre se han negado a hacer público su patrimonio".

"Semejante contexto, que se profundiza con detenciones arbitrarias y juicios que se prolongan en el tiempo sin que se obtengan sentencias jurídicas razonadas, hacen que la República se degrade inexorablemente", agregó la ministra de Justicia.

Losardo también destacó que "el presidente Alberto Fernández se comprometió a poner fin a los sótanos de la democracia" y sobre ese punto manifestó: "Así, como los servicios de inteligencia ya no operan en tribunales, (el Presidente) propuso al Congreso Nacional una reformulación de la Justicia Federal y analiza las propuestas de reforma de un Comité de Juristas".

"Es más que evidente que quienes gobernaron el país inmediatamente antes que nosotros consolidaron una Justicia que los protege y les evita el deber de rendir cuentas por sus inconductas públicas", advirtió Losardo.

Sobre ese punto, la gestión de Cambiemos y su política judicial, puntualizó: "La 'Mesa Judicial' existió y dio los resultados que sus miembros buscaban", aseveró en referencia a las reuniones periódicas que mantenían el exasesor judicial Fabián Rodríguez 'Pepín' Simón, el exministro de Justicia Germán Garavano, el empresario y abogado Daniel Angelici, el extitular de la AFI, Gustavo Arribas, entre otros.

"Todo ello ocurre con la anuencia de un conjunto de medios que tapan aquellas inconductas y que justifican que el juzgamiento de las mismas quede en manos de los fiscales y jueces que se han asociado a los propósitos de aquel gobierno", cuestionó la ministra.

Asimismo, la funcionaria aseguró que "la soberbia con la que esos jueces y fiscales se mueven sólo se explica por la protección política de la oposición y el discurso mediático que va en su auxilio para encubrirlos", y, al respecto, agregó: "Es insólito que, ante tantas evidencias, ni siquiera tengan el buen tino de excusarse".

"Ver qué un fiscal procesado (por Stornelli), que participó en delitos atribuidos a un irregular agente de inteligencia y que está sospechado de presionar con fines de persecución política, sea hoy el encargado de investigar el espionaje del gobierno al que sirvió, causa una profunda indignación", reafirmó Losardo.

Tras señalar que "Argentina necesita jueces que vuelvan a ocupar el lugar que la República les reclama", precisó que desea para el Poder Judicial: "Jueces decentes y capaces, que dejen de servir al poder político de turno, que no cedan a las presiones corporativos y que se dediquen simplemente a impartir justicia".

"Si la sociedad argentina no asume la gravedad que representa que el sistema judicial, que tras la falsa invocación de su independencia siga adelante con tan nocivas prácticas, solo acabará enfrentándose a una nueva y tremenda frustración", avisó.

Y, añadió: "Ya es hora de poner ética y rectitud allí donde evidentemente esos valores han sido dejando de lado. Es hora de abordar las transformaciones necesaria para garantizar una buena administración de justicia".

"Si no lo hacemos, los títulos de los diarios seguirán contándonos cómo los impunes opositores y sus amanuenses se burlan de nosotros", completó.

Por su parte, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, consideró una "irregularidad" la posibilidad de que Stornelli tenga participación en la causa que investiga el espionaje ilegal llevado adelante desde la AFI y reiteró sus cuestionamientos al funcionamiento del Poder Judicial al sostener que "la administración de justicia en Argentina está en crisis".

"Se necesita imperiosamente que la Reforma Judicial impulsada por el Gobierno se lleve adelante", expresó y agregó que, ante el traslado del expediente de Lomas de Zamora a Comodoro Py dispuesto por la Cámara de Casación, "claramente estamos hablando de irregularidades".

Cafiero planteó por radio Diez que "hay que respetar la división de poderes, ya que la Justicia es un poder autónomo".

"En Argentina sigue existiendo la persecución política, impulsada por una parte de la Justicia que sigue jugando a ese mismo juego", aseguró. (Télam)