El presidente Alberto Fernández evaluó que "con la pandemia volvió a aparecer el fantasma de la grieta en la Argentina" y advirtió que tras los resultados electorales de este año la oposición asumió posiciones "duras y feroces", como pretender quedarse "con la presidencia de la Cámara de Diputados" para "entrar en al sucesión presidencial".

En relación a las elecciones legislativas, Fernández planteó que tras los comicios la alianza opositora Juntos por el Cambio actuó de manera "absolutamente dislocada", y al referirse al Gobierno señaló que se dio cuenta de que "había cometido muchos errores", sobre todo "no entender que lo que la gente más deseaba era salir de ese estado", por los efectos de la pandemia.

"Me di cuenta de que había cometido muchos errores. Como espacio, cometimos errores en el mensaje. La oposición tiene posiciones muy duras y feroces. Observé a una oposición absolutamente dislocada que decía que se quedaría con la presidencia de la Cámara de Diputados e iba a entrar en la sucesión presidencial", se explayó Fernández.

En un reportaje concedido al diario Perfil, el Presidente dijo también que la irrupción del coronavirus influyó de modo significativo en la derrota electoral del oficialismo.

Según el Jefe de Estado, "con la pandemia volvió a aparecer el fantasma de la grieta en la Argentina", en particular una vez que transcurrieron los primeros meses del impacto en el país de la Covid-19, y en ese sentido consideró que "en la grieta nos extremamos, y al extremarnos perdimos parte de ese electorado medio que confió en nosotros en 2019".

"No supimos entender que lo que la gente más deseaba era salir de ese estado. Hicimos una campaña hablándole de la guerra: cuántos hospitales abrimos, cuántas camas conseguimos, cuántas terapias intensivas, respiradores y vacunas", repasó en su balance de la campaña electoral del oficialismo, para luego concluir: "La gente quería que le hablaran de otra cosa".

Click to enlarge
A fallback.

No obstante, al analizar la mejora del FdT entre las PASO y las generales del 14 de noviembre, sostuvo que uno de los factores que permitió esa recuperación estuvo dado por el cambio de sus colaboradores y la designación de Juan Manzur como jefe de Gabinete, que le dio al elenco gubernamental "una impronta de mayor agilidad".

Sobre los próximos comicios presidenciales, reveló que "es posible" que compita por su reelección en 2023 pero remarcó que antes de eso deberá atravesar las PASO de ese año, como planteó desde el escenario durante el multitudinario acto del 17 de noviembre por el Día de la Militancia del peronismo.

"Es posible. Si quiero ser Presidente, que me elija la gente en una elección primaria y el que quiera competir conmigo, bienvenido sea. Y, por favor, movilicemos a toda la fuerza política nuestra para que esa renovación ocurra. Para democratizar de verdad", agregó tras establecer algunos puntos de contacto entre la actualidad con la renovación peronista de los años '80.

En ese sentido, insistió en que "si las condiciones están dadas" competirá por un nuevo mandato a partir de 2003 pero al mismo tiempo subrayó: "Voy a hacer lo posible para que nuestra fuerza política siga gobernando". (Télam)