La Federación de Cartoneros, Carreros y Recicladores (Faccyr) expresó hoy su "celebración" por el avance del proyecto de ley de Envases con Inclusión Social que se debate en Diputados, donde esta semana obtuvo dictamen de comisión, y expresó su "preocupación" por la resistencia de "un sector minoritario de corporaciones", al que acusó de promover "un modelo de autorregulación empresarial".

A través de un comunicado, la entidad que agrupa a los recolectores advirtió que "la experiencia internacional muestra el fracaso de la autorregulación de los productores en la gestión de envases" y recordó que en la Argentina esa actividad genera "50 mil toneladas de residuos diarias que terminan en basurales a cielo abierto, rellenos sanitarios, ríos o en el mar, contaminando el ambiente".

En su respuesta al sector empresario que objeta la ley, entre ellas la AmCham (cámara de comercio de EEUU en Argentina), que la calificó como "anacrónica", la Federación de Cartoneros replicó que la postura de "facultar a las empresas para que se supervisen a sí mismas" produce el fenómeno conocido como "greenwashing", campañas de publicidad "que buscan lavar imagen y parecer 'eco friendly' sin hacer cambios en la composición de los envases".

Desde la Federación de Cartoneros, que impulsa el proyecto junto a ONG ambientales y sectores de la industria del plástico, advirtieron que el principio de la autorregulación ya "fracasó" en el país, como lo refleja el incumplimiento por parte de las "grandes empresas" de la Ley 27.279 (de Productos Fitosanitarios), que estableció la responsabilidad de las compañías fabricantes e importadoras de agroquímicos en gestión y tratamiento de envases peligrosos.

"Hace pocas semanas, la Justicia bonaerense ratificó parte de las multas que el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible de la provincia de Buenos Aires aplicó a las empresas privadas -un total de 784 millones de pesos- por no recolectar sus envases de agroquímicos considerados peligrosos, al ratificar que sólo recolectaron el 8% de los más de 13 millones de envases volcados al mercado en 2019", recordó la Federación.

Sobre el proyecto de ley de Envases con Inclusión Social, la entidad que agrupa a los recolectores subrayó que la gestión ecológica del envasado se basa en el "principio de Responsabilidad Extendida del Productor (REP) que se aplica en muchos países del mundo" y que consiste en que cada productor debe hacerse responsable económicamente de sus productos, "desde el diseño del envase hasta su disposición final".

Click to enlarge
A fallback.

Además, la Federación de Cartoneros, que forma parte de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (Ctep), aclaró que el proyecto "incentiva a las empresas a fabricar envases más amigables con el ambiente a través de una tasa ambiental", lo que implica que en caso de aprobarse la ley "cuanto más ecológico sea el envase, menor sería el valor de la tasa".

La organización, que tiene como uno de sus referentes al abogado Juan Grabois, remarcó también que "contrariamente a lo que se ha planteado" en los últimos días, la tasa ambiental no incidirá en el precio final del producto, ya que la norma prevé "un techo del 3% que busca salvaguardar, para casos muy particulares, el impacto que la implementación de la tasa pueda tener sobre el precio del producto". (Télam)