María Daniela Marino, presidenta de la Comisión de Familiares de las Víctimas del Bombardeo a la Plaza de Mayo del 16 de junio de 1955, consideró hoy que ese hecho, en el que murieron más de 350 argentinos, "fue silenciado" durante años y destacó que en la actualidad "se tome conciencia" de lo que significó ese ataque en el que se buscó derrocar a Juan Domingo Perón, entonces presidente constitucional de Argentina.

"El bombardeo fue silenciado y super negado durante años. Hoy convocan al acto organismos de derechos humanos, trabajadores y gremios. Esto habla de la gestación de una conciencia que hasta ahora no se había manifestado y eso es muy importante", señaló Marino en declaraciones a Radio Nacional al referirse a ese bombardeo, de cuya perpetración se cumplen hoy 67 años.

María es nieta de Juan Carlos Marino, empleado de la Aduana fallecido aquel día en el que aviones de la Marina y la Fuerza Aérea arrojaron sobre el centro porteño 14 toneladas de bombas.

La familia Marino fue la primera en presentar e impulsar un reclamo por las víctimas de aquel bombardeo.

La mesa 'No nos han vencido' -integrada por ATE Capital, el sindicato del Personal de Dragado y Balizamiento seccional Río de la Plata, legisladores porteños del Frente de Todos (FdT) y Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora- realizarán el homenaje frente al edificio del Ministerio de Economía, donde "todavía están las marcas dejadas por las bombas".

En el acto se colocarán flores en el monumento a las víctimas de la mascare: "Nuestras flores del ´55, que son nuestros símbolos, permanecen en la Plaza junto con los pañuelos y todas las luchas de las Madres y Abuelas". (Télam)