El narco Marco Antonio “Marcos” Estrada González, quien durante décadas lideró una organización dedicada a la venta de estupefacientes en el barrio porteño 1-11-14 del Bajo Flores, fue expulsado hoy a su país, Perú, en un operativo que incluyó el traslado en helicóptero desde el penal donde estaba alojado, informaron fuentes policiales.

Estada González fue trasladado en la madrugada desde el Complejo Penitenciario Federal 2 de Marcos Paz hacia el Aeropuerto Internacional de Ezeiza. en medio de un operativo especial que contó con la participación de efectivos de la División Asuntos Migratorios e integrantes del Grupo Especial de Operaciones Federales (GEOF) de la Policía Federal Argentina.

El traslado se realizó bajo un total hermetismo, ante la eventualidad de un intento de fuga o de que el líder narco sufriera un atentado en su contra.

“Marcos” estaba detenido en Ezeiza cumpliendo una condena de 24 años de prisión los delitos de “narcotráfico y acopio de armas de guerra”.

Según estableció una investigación de la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar), el líder narco seguía dirigiendo desde prisión una organización dedicada a la venta de drogas en el barrio 1-11-14 de Bajo Flores.

Por tal motivo, el 20 de mayo pasado, el Tribunal Oral en lo Criminal Federal (TOF) 3 -el último que lo había condenado en un juicio en el que la acusación estuvo a cargo del fiscal Diego Velasco-, autorizó el extrañamiento (expulsión del país) a Perú de Estrada González, en un fallo en el que le solicitó a la Dirección Nacional de Migraciones que disponga los medios para que realice el traslado del condenado a Lima y que le prohiba de manera permanente el reingreso a Argentina.

Ya en 2014, Migraciones le había revocado su radicación permanente y había ordenado su expulsión del país por considerar “irregular su permanencia en el territorio nacional”.

Fuentes judiciales informaron a Télam que "Marcos" no puede volver a la argentina de por vida y que, si lo hace dentro de los proximos 12 años, deberá cumplir toda la condena que se le impuso en el juicio.

Si bien la expulsión del capo narco había sido dispuesta en mayo pasado, la fecha exacta fue mantenida en secreto ante los riesgos de su traslado,

De ese modo, en horas de la noche, ocho móviles con efectivos federales se hicieron presentes en el penal para llevarlo al aeropuerto.

Pero instantes antes de la partida, y con el objeto de evitar posibles filtraciones, los federales realizaron un cambio de último momento y aterrizaron un helicóptero en el penal, a bordo del cual subieron a Estrada González y lo llevaron rumbo al aeropuerto, donde -también bajo custodia federal- tomó un vuelo a Perú.

(Télam)