El expiloto militar Carlos María Martínez Junor dijo "no tener la menor idea" de la existencia de los denominados vuelos de la muerte durante la última dictadura cívico militar mientras cumplía funciones en el Batallón de Aviación de Campo de Mayo, al declarar hoy como testigo en el juicio "Escuelita VII" de Neuquén.

Martínez Junor aseguró que "no tengo constancia de eso", con referencia a los aviones que partían de Campo de Mayo trasladando detenidos con vida que eran adormecidos y arrojados al mar.

"No tengo la menor idea, porque en las charlas como usted dice se habla de cualquier cosa menos de eso", respondió Martínez Junor a una consulta del fiscal José Nebbia, acerca de si tenía conocimiento de los denominados "vuelos de la muerte".

"Yo no tengo constancia de eso. Yo no sé si creo o no creo. Los juicios de esa naturaleza honestamente no me interesan", sostuvo.

Sin embargo, reconoció que formó parte de la tripulación que trajo a la Argentina el primer avión Fiat G-222, conocidos en la jerga militar como "Herculitos" y que su jefe era Delsis Ángel Malacalza, que es uno de los acusados en el juicio de los vuelos de la muerte que lleva adelante el Tribunal Oral Federal 2 de San Martín (Bs.As.).

El fiscal José Nebbia dijo en declaraciones a Télam que le "llamó la atención que la defensa traiga como experto a un piloto que estuvo en el ejército, en Campo de Mayo nada más y nada menos que en 1976".

"Eso se quiso disimular al comienzo del testimonio por eso cuando comencé a preguntarle por fechas y lugares no se mostró tan sólido", señaló.

El representante de la fiscalía afirmó que en su declaración Martínez Junor "omitió que él había pilotado los aviones Fiat G222 o "Herculitos" y esa omisión no es inocente porque sabía muy bien lo que estaba diciendo".

Nebbia también indicó que "el testigo tuvo que admitir que había sido uno de los que fue a buscar esos aviones que con los Twin Otter son los investigados por los vuelos de la muerte de Campo de Mayo".

"Mi línea de interrogatorio (que no pudo continuar) iba en ese sentido, porque teníamos sentado a un piloto que en 1976 estuvo en Campo de Mayo y la defensa trajo como testigo experto, para avalar lo actuado por uno de los imputados. a un posible piloto de la muerte".

El expiloto militar declaró como testigo de la defesa de su colega, Juan José Capella, quien está imputado por los vuelos clandestinos realizados en 1976 para trasladar detenidos-desaparecidos desde el aeropuerto de Neuquén hacia Bahía Blanca.

Los acusados por graves violaciones a los derechos humanos son; Oscar Lorenzo Reinhold, Jorge Molina Ezcurra, Sergio Adolfo San Martín, Jorge Di Pasquale, Raúl Guglielminetti, Osvaldo Páez, Norberto Eduardo Condal y Jorge Granada.

También Walter Tejada, Jorge Alberto Soza, Carlos Alberto Taffarel, Miguel Ángel Cancrini, Juan José Capella, Gerónimo Huircain y Desiderio Penchulef.

(Télam)