Luciano Morganti, director del Master Medios Digitales de la Vrije Universiteit de Bruselas, sostuvo hoy que la Uniòn Europea (UE) comprendió como bloque "la importancia que tiene para las democracias el comprometerse a contrarrestar la desinformación" y explicó todas las acciones que realizan en ese sentido, durante un "webinario" organizado por la delegación de la UE en la Argentina.

La actividad fue llevada a cabo por el Colegio de Europa en el marco del Programa de Diplomacia Pública de la UE, bajo el título "Debate crítico sobre el enfoque de la UE respecto a la desinformación y el pluralismo de los medios de comunicación".

En su exposición, Morganti mostró diferentes encuestas que daban cuenta de que los europeos tienen mucha más confianza en medios tradicionales (radio, TV y periódicos) que en los nuevos medios digitales.

Morganti indicó que el 68% de los consultados contó que "encuentran información falsa cada día" y el 85% consideró que constituye un verdadero problema para ellos.

En este marco surgió una "relación clara entre la política y el sistema de medios" en muchas naciones.

El experto y conferencista explicó que en 2018 la Unión Europea adoptó el Código de Prácticas sobre Desinformación que reunió por primera vez a los actores del sector a nivel mundial para comprometerse a contrarrestar la desinformación. 

Tras la evaluación de su primer período de aplicación, la Comisión Europea publicó en mayo de 2021 unas orientaciones detalladas para subsanar las deficiencias del Código de 2018, proponiendo soluciones para hacerlo más eficaz.

Hubo un proceso de revisión que desembocó en el Código reforzado, presentado a las autoridades de la UE en junio de este año, en el contexto de la guerra entre Ucrania y Rusia.  

Finalmente, la Comisión Europea -el Ejecutivo de la UE- adoptó el 16 de septiembre 2022 una legislación sobre la libertad de los medios de comunicación, un nuevo conjunto de normas para proteger el pluralismo y la independencia de los medios en la UE.   

"Los medios de comunicación independientes desempeñan una función de control fundamental, son una piedra angular de la democracia y constituyen una parte importante y dinámica de la economía", señaló el texto.

Morganti, por su parte, remarcó que la protección de datos personales es mucho más estricta en Europa que en otras partes del globo, y explicó la letra chica de la nueva Ley Europea de Libertad de los Medios de Comunicación.

En la misma se establece la no interferencia en las decisiones editoriales de los medios, la protección de los periodistas, la transparencia sobre la propiedad de las empresas de medios, la concepción del sistema mediático como un servicio público, sistemas transparentes de medición de audiencia, protección contras la eliminación injustificada de contenido en línea y evaluaciones sobre la concentración del mercado, entre otros postulados.

También destacó la importancia de "un sistema de alerta rápida sobre desinformación" y lo central que resulta para las democracias del bloque "comprometerse a contrarrestar la desinformación". (Télam)