Luis Arroyuelo, un exempleado ferroviario y afiliado al Partido Comunista (PC), testimonió sobre los ocho meses que permaneció en cautiverio durante la última dictadura cívico militar y dio cuenta de los maltratos que sufrió en una nueva audiencia del juicio de lesa humanidad de la megacausa Zona V, que se sigue en la ciudad de Bahía Blanca.

En este proceso oral y público se encuentran imputadas 38 personas, entre ellos militares y expolicías federales y bonaerenses por delitos en perjuicio de 334 víctimas.

Arroyuelo dijo que "fui secuestrado el mismo día del golpe de Estado, a las 6 de la mañana por el Ejército, fui el segundo al subir al camión y de ahí ellos empezaron a buscar gente y nos llevaron al V Cuerpo del Ejército".

El testigo brindó su testimonio de forma virtual en el marco de la audiencia a cargo del Tribunal Oral Federal integrado por los jueces Ernesto Pedro Sebastián, Sebastián Foglia y Marcos Javier Aguerrido en la sede judicial de la calle Chiclana y Lavalle de Bahía Blanca.

El testigo relató que había sido secuestrado en su casa ubicada en la avenida Arias del barrio de Villa Rosas de Bahía Blanca, donde "golpearon, entraron por la fuerza, estaba yo, mi compañera y mis dos hijos".

"Después de ahí había mesas chicas como escritorios y nos empezaron a preguntar a ver qué hacíamos, qué actividad teníamos", dijo al indicar que "nos dejaron dos o tres días y nos llevaron a la cárcel de Villa Floresta".

Arroyuelo relató que en el V Cuerpo del Ejército había "un patio muy grande con escritorios donde nos tomaban el interrogatorio" donde "nosotros fuimos los primeros y después empezaron a traer a 40 o 50 personas" en referencia a otros detenidos.

Recordó a "los diputados (UCR) (Hipólito) Solari Yrigoyen y (Mario) Amaya, dirigentes sindicales, éramos muchos" y contó que fue interrogado sobe sus actividades partidarias.

"Les pregunté porqué había sido detenido, y no me contestaron. Me dijeron que era un delincuente", señaló.

Arroyuelo expresó que posteriormente fue trasladado a la cárcel de Bahía Blanca" en camiones, que iban entrando de a tandas" con otros dirigentes políticos y gremiales que habían sido detenidos en otras provincias.

Durante su testimonio también dijo que durante su condición de detención en la unidad penal "no tuvo maltrato, a mucha gente la maltrataron bastante" y que "en un momento determinado nos sacaban al pasillo nos hacían tirar cuerpo a tierra y tirar un tiro para intimidar a la gente".

"Te pisaban en algunos momentos para meterte miedo, para atemorizar a la gente", agregó el hombre quien dijo que "había gente del Ejército" y que permaneció en la unidad "ocho meses hasta que me trasladaron a la calle Pueyrredón y de ahí me dieron la libertad" .

Al ser consultado por la Fiscalía si su familia llevó a cabo gestiones por el secuestro sostuvo que "recorrieron el país, mis hermanos mi compañera" y que "a los 25 días de haberme detenido se enteraron donde estaba".

Arroyuelo expresó que tras recuperar la libertad quedó cesante en el ferrocarril por lo que tuvo que trabajar con dos hermanos que se dedicaban a la compra y venta de automóviles donde "ahí empecé otra vida hasta el 83 hasta que me reincorporaron al ferrocarril". (Télam)