Carlos Kambourian, quien fue director del hospital pediátrico Garrahan durante la presidencia de Mauricio Macri, fue sumariado y denunciado por usar dinero de ese centro de salud para gastos personales, así como por utilizar una unidad de traslado para pacientes como auto particular.

Así lo confirmó hoy a Télam el médico Oscar Trotta, uno de los cinco integrantes del Consejo de Administración del Garrahan, quien además detalló que se trata de "dos denuncias penales", la primera "por usar una unidad de traslado pediátrico como auto particular" y la otra "por consumos realizados con una tarjeta de crédito corporativa, por más de 1 millón de pesos y 11 mil dólares que (Kambourian) gastó en el Exterior".

Trotta explicó que la unidad de traslado es una camioneta utilitaria modelo Berlingo que pertenece al Garrahan "que se utiliza para trasladar a los chicos que no van en camilla" o para llevar algún insumo sanitario al domicilio del paciente.

Las denuncias contra Kambourian, exdirector del Garrahan entre mayo de 2017 y enero de 2020, fueron realizadas por la Procuraduría de Investigaciones Administrativas (PIA), que actuó luego de recibir dos sumarios por parte del hospital.

Al respecto, Trotta contó que los sumarios administrativos se iniciaron en marzo de 2020 "a partir de información que presentaron algunos trabajadores".

Luego, tras "un año medio de investigación", mediante declaraciones de empleados y recolección de evidencia, la dirección jurídica del hospital "remitió los sumarios a la PIA".

Click to enlarge
A fallback.

"Se llamó cuatro veces a declarar al doctor Kambourian para que haga los descargos, nunca se presentó. Luego, en agosto de 2021 se ofreció toda la información a la PIA, y ellos hicieron la denuncia penal", manifestó Trotta.

Y agregó: "En 35 años, el hospital nunca tuvo ni tarjeta corporativa para gastos personales ni autos para uso particular".

Por su parte, Kambourian, en declaraciones a Télam, dijo que las denuncias tienen motivaciones "políticas" y que espera con "tranquilidad" el momento de responder ante la Justicia.

"El hospital habla de notificaciones que nunca me llegaron, ahora en la Justicia responderé sin ningún tipo de problema", afirmó.

Y sobre el origen de la denuncia, añadió: "Esto surge un año atrás, hoy hay una intención clara de politizar el tema. El hecho de que yo haya sido candidato en Malvinas Argentinas y tenga una presencia hacia el 2023 inquieta a las autoridades actuales, tanto del hospital como del Gobierno nacional".

En las últimas elecciones, Kambourian fue candidato a concejal por Juntos por el Cambio en el municipio bonaerense de Malvinas Argentinas, aunque no resultó electo.

Al responder sobre las dos denuncias, el excandidato dijo que antes de su llegada "los gastos de representación del hospital se hacían en efectivo y con un sistema de tickets de muy difícil comprobación".

Por otro lado, Kambourian aseguró haber recibido amenazas en los últimos meses, y sostuvo que se debieron a sus críticas hacia el Gobierno nacional.

"Empecé a recibir amenazas cuando hablé en los medios del mal manejo de la pandemia. Dos personas, desde un auto, amedrentaron a mis hijos en la puerta de mi casa, con frases dirigidas desde el hospital Garrahan y el Ministerio de Salud", sostuvo.

Y agregó: "Mis hijos, menores de edad, recibieron en sus teléfonos imágenes de mi vida personal. Por la gravedad de esta situación, por supuesto que inicié la denuncia".

El hospital de pediatría Garrahan, ubicado en barrio porteño de Parque Patricios, es referente a nivel nacional en el sistema de salud pública de alta complejidad destinado a la población infantil.

Sus fondos son aportados en un 80 por ciento por el Estado nacional, mientras que el 20 por ciento restante proviene de la Ciudad de Buenos Aires.

De acuerdo a la información oficial de su sitio web, cada año se realizan allí "más de 600 mil consultas y 10 mil cirugías, y egresan más de 28 mil pacientes". (Télam)