El Centro de Ex-Combatientes de Malvinas en la ciudad de Ushuaia anunció hoy la suspensión de la tradicional vigilia del 1 de abril y del acto central del 2 de abril recordatorio del inicio de la guerra de 1982 como “medida de prevención” y ante el “riesgo de una segunda ola de coronavirus” en el país.

Tanto la vigilia como el acto son eventos sociales multitudinarios que congregan a cientos de personas en torno al “Monumento a los Caídos” y la “Plaza Malvinas” situados sobre la costa del Canal Beagle.

Ambos acontecimientos también fueron suspendidos en 2020, aunque en esta ocasión se había propuesto a las autoridades una actividad con limitación de público y protocolos sanitarios, lo que finalmente quedó descartado ante el incremento de casos de Covid-19 producido a nivel nacional en las últimas semanas.

A través de un comunicado, la entidad de veteranos informó que la decisión fue adoptada ante “la difícil situación que enfrentamos por la amenaza de una segunda ola de coronavirus” y teniendo en cuenta las recientes medidas adoptadas por el Gobierno Nacional, “como el decreto 168/21 que prorroga los cuidados y la prevención para evitar la propagación de la enfermedad”.

“Quienes hemos sufrido el flagelo de la guerra compartimos como siempre la misma trinchera que la comunidad ushuaiense, correspondiéndonos hoy velar por la salud y la vida de cada ciudadano”, afirma el documento de los excombatientes fueguinos.

La organización también agradeció a la población y a la Asociación de Mujeres Jueces de Argentina, donante del pabellón que se sustituye todos los 2 de abril a las cero horas en una ceremonia que ahora fue postergada hasta nuevo aviso.

Los veteranos de guerra llamaron a “embanderar sus casas” y “entonar la marcha de Malvinas el 2 de abril a las 0 horas” como un acto simbólico recordatorio del conflicto bélico, a la vez que aseguraron la continuidad de otras actividades como una marcha virtual, un taller literario y una muestra de arquitectura, entre otras.

Por su parte, el Centro de Veteranos de Guerra de Río Grande precisó que en esa ciudad “se mantienen” los actos anunciados, tanto la vigilia del 1 de abril como la ceremonia del 2, bajo protocolos y con asistencia restringida de personas.

El propio presidente de la institución, Raúl Villafañe, declaró a Radio Fueguina que aunque “siguen atentos la situación sanitaria” por el momento “no habrá suspensión”.

Río Grande fue declarada por ley como “Capital Nacional de la Vigilia por Malvinas”, debido a la multitud que asiste todos los años a acompañar a los excombatientes.

Para esta edición está previsto que solo se reúnan los veteranos y autoridades provinciales, y que la gente pueda seguir el acto por televisión. (Télam)