El espacio Producción y Trabajo, que integran la Corriente Federal de Trabajadores (CFT) en la CGT, la CTA de Hugo Yasky, cooperativistas y pequeñas y medianas empresas, reclamó hoy "inmediatas soluciones para los ciudadanos en situación de calle" y sostuvo que en abril de 2019 había ya en la Ciudad de Buenos Aires 7.251 personas en esa condición, de las cuales 871 eran niños y adolescentes y 40 mujeres embarazadas.

En un documento, el nucleamiento señaló su "conmoción" por el secuestro de la niña que mantuvo en vilo a la sociedad la semana última, y aseveró que "no fue un hecho aislado y evidenció la terrible situación de tantos menores, cuyo hogar es la calle y el total desamparo".

"Según el Censo Popular de Personas en Situación de Calle, realizado por organizaciones sociales, en la CABA había ya en abril de 2019 en esa situación 7.251 personas, de las cuales 871 eran niños y adolescentes y 40 mujeres embarazadas. La crítica situación aumentó de forma significativa por la pandemia de coronavirus y la inflación, que impactó en el precio de los alimentos, y por la acumulación y concentración de riquezas", subrayó.

Para "Producción y Trabajo", el deterioro empuja a sectores medios bajos a "la pobreza y a los que ya estaban en esa situación a la marginalidad más extrema y a la calle".

El documento fue firmado, entre otros sindicalistas, por el bancario Sergio Palazzo y el gráfico Héctor Amichetti (CFT), además de Marcelo Fernández (Cgera); Juan Scioli (Movimiento Unidad Pyme), Julián Moreno (Apyme) y varias federaciones de cooperativistas.

Ante esa realidad, el sector ratificó la necesidad de impulsar "un urgente plan de viviendas sociales" y de habilitar espacios adecuados para albergar a las personas en situación de calle con asistentes sociales, atención alimentaria, sanitaria y educativa.

"Es preciso reactivar el mercado interno, aumentar el poder adquisitivo del salario para recrear el círculo virtuoso de la economía a fin de expandir la generación de empleo; producir un estricto control de precios y costos de las cadenas de valor, en particular de los alimentos, y realizar una profunda reforma impositiva que contemple una segmentación, con un sistema progresivo de acuerdo con la capacidad contributiva, para permitir avanzar en una redistribución equitativa del ingreso", puntualizó.

También reivindicó "el trabajo y la educación como elementos centrales dinamizadores de la economía y organizadores de la sociedad", y aseguró que ello resolverá situaciones sociales que "conmueven y avergüenzan". (Télam)