Mirá la primera parte de la entrevista exclusiva de GRUPOLAPROVINCIA.COM con Carlos Bianco.

-¿Cómo evalúa su nuevo rol como Jefe de Asesores del gobernador Axel Kicillof y qué balance hace de su paso por la Jefatura de Gabinete? Muchas veces ha señalado que fue un “ministro de guerra”.

Me parece muy pronto como para evaluar mi nuevo rol, pero más allá de eso se trata de una función más técnica que no tiene que ver tanto con el día a día. Generamos información que nos va pidiendo el gobernador sobre temas coyunturales y estratégicos, que ya se venían trabajando desde Jefatura de Gabinete. También lo acompaño en sus recorridas.

Respecto de nuestra gestión en la Jefatura de Ministros nos tocó un tiempo muy difícil, pero a todos los ministros, no digo a mí en particular. Fuimos haciendo camino al andar con mucho esfuerzo y mucho estudio. Me acuerdo que, sobre todo en los primeros meses de la pandemia y luego de la jornada laboral que era extensa, estudiaba sobre el tema. Tenía parte del equipo que buscaba artículos de todo el mundo sobre lo que significaba la pandemia, cómo la iban combatiendo los otros países y qué medidas iban tomando.

Click to enlarge
A fallback.

En ese sentido, nos tocó ser un gabinete de guerra, a mí un ministro coordinador de guerra, tomando decisiones muy antipáticas para la gente. Yo fui la cara visible de esa parte. Pero más allá de estos resultados, la gestión de la pandemia fue positiva porque hemos cuidado a la gente y conseguido las vacunas junto al gobierno nacional y llevamos adelante el proceso de vacunación más grande de la historia de la provincia de Buenos Aires.

Hemos trabajado con mucho respeto, honestidad, transparencia y esfuerzo, después los resultados son lo que son. Yo estoy muy conforme con la gestión del equipo que estuvo a cargo de la Jefatura de Gabinete. Y también estoy muy contento en que Martín Insaurralde se haya incorporado al gabinete como un refuerzo.

El gobernador decidió darme otras responsabilidades y yo lo entiendo perfectamente porque, entre otras cosas, mi perfil público estaba muy desgastado después de dos años de dar malas noticias, que eran buenas, porque tenían como fin cuidar a la gente, pero eran antipáticas.

-En el plano electoral, ¿cómo ve posicionado al Frente de Todos?

Primero quiero decir que el plano electoral es secundario para nosotros. Obviamente estamos trabajando y haciendo campaña, pero lo importante, más allá de a quién vote la gente, es solucionarle los problemas. Venimos de seis años de crisis, cuatro de vidalismo en la provincia de Buenos Aires, y dos de pandemia, en donde la gente la pasó mal y empeoró sus condiciones de vida.

Tenemos que recuperar los ingresos que se perdieron durante el macrismo, mejorar los índices de pobreza e indigencia, generar empleo genuino y darle certidumbre a la gente. Como dijo la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner tenemos que volver a ordenarle la vida a la gente. Para eso estamos trabajando.

Ahora se abre una nueva etapa. El gobernador la llamó “La etapa de la reconstrucción”. Me permito hacer una analogía: si bien esto no fue una guerra, parece una de esas guerras que muestran las películas porque, cuando se termina, la ciudad está devastada, los edificios caídos, no hay comida y hay que reconstruir. Eso es en lo que estamos.

Con la situación más holgada en términos de contagios de coronavirus, internaciones y fallecimientos, nos estamos dedicando a la reconstrucción. Tuvimos una urgencia que fue la pandemia, y ahora tenemos otra que es el crecimiento y la generación de empleo