El intendente de Concordia, Enrique Cresto, destacó hoy que las más de 7.000 tarjetas que comenzó a entregar hoy el Gobierno nacional generarán "una inyección de casi $40 millones en la ciudad y en la región en general, atacando el hambre de abajo para arriba".

Concordia, que registra un índice de pobreza de 52,9% según el Indec, uno de los más altos del país, es el punto inicial del plan Argentina contra el Hambre, que entregó cerca de 2.500 tarjetas hoy a personas con apellidos comprendidos entre la A y la F.

En diálogo con Diario Río Uruguay, Cresto destacó que en vez de que el Gobierno nacional "mande camiones con mercadería, directamente se compra y se moviliza el comercio local todos los meses".

Finalmente, señaló que trabajan en un "sistema de multas y sanciones" para los comercios que "no cumplan con los objetivos de la medida, como que vendan bebidas alcohólicas o que el comerciante se quede con la tarjeta".

La entrega inició a las 7 en el Centro de Convenciones concordiense y continuará hasta este sábado, en un trabajo articulado entre los Ministerios de Desarrollo Social provincial y nacional, y las áreas de Salud, Desarrollo Social y Educación del municipio.

La ministra de Desarrollo Social de Entre Ríos, Marisa Paira, aseguró que se trata de "una primera respuesta ante una necesidad urgente que vamos a ir trabajando con diferentes áreas" municipales, provinciales y nacionales.

A través del plan se realiza "un abordaje integral de salud y educación", poniendo en foco en "una cultura nutricional de alimentos frescos para la población", agregó.

La funcionaria destacó que "no se tramita en ningún lado, y no lo tramita ninguna persona ni organización", pero sí hay día y turno para "cuidar el procedimiento y evitar inconvenientes".

Además, detalló que por consultas podrán comunicarse a la Dirección de Abordaje Territorial (0343 4840530), o en Paraná en calle Córdoba y Laprida, 5to Piso, Oficina 25.

Los beneficiarios de la tarjeta son madres y padres con hijos menores de 6 años, embarazadas desde tres meses y personas con discapacidad, que podrán comprar alimentos, no bebidas alcohólicas.

Al recibirla, cada beneficiario tendrá una charla sobre la necesidad de incorporar una dieta balanceada en carne, lácteos, verdura, frutas y legumbres.

Cada tarjeta tendrá $4.000 mensuales para familias de un solo hijo, y $6.000 para las que tengan dos o más, y funcionará como cualquier tarjeta de débito, pero sin la posibilidad de extraer dinero en efectivo.

El Anses notificará al beneficiario -vía telefónica o por SMS- para que pueda retirar su tarjeta por el banco que determine cada provincia.

Por último, la tarjeta será recargada los terceros viernes de cada mes y no suplanta ninguna de las políticas vigentes. (Télam)