El dirigente político chileno Marco Enríquez-Ominami consideró hoy que las diferencias sobre límites de plataforma continental entre Argentina y Chile deben "resolverse con un tercero y en alguna otra dimensión que no sea solamente entre decretos y contra-decretos", e hizo un llamado a ambas naciones a ser "rigurosos" y "fríos" en el diferendo.

"Esta discusión debe darse en un ambiente de mayor cooperación", razonó Enríquez-Ominami, quien señaló además que "es malo que, en períodos electorales en ambos países, se instale este debate".

En declaraciones al canal C5N, el dirigente chileno planteó que fue un "enorme error desarmar Unasur" porque hubiera sido un ámbito adecuado para encarar un debate de ese calibre.

"Esta agenda no es productiva, y espero que ambos Gobiernos actúen responsablemente", añadió.

Asimismo, Enríquez-Ominami le pidió al Gobierno de Sebastián Piñera que el contrapunto con Argentina "no se transforme en el centro del debate presidencial" en ese país, que tendrá sus comicios el domingo 21 de noviembre.

"Hago un llamado humilde a quienes les interesa este debate a que seamos rigurosos y fríos, porque es muy delicado. Seamos cautos. El llamado que han hecho algunos yo lo comparto, y es que esto se resuelva con un tercero, un árbitro, en alguna otra dimensión que no sea solamente entre decretos y contra-decretos", puntualizó el dirigente.

El Gobierno de Chile publicó la semana pasada en el Diario Oficial de ese país una decisión relativa a espacios marítimos en la cual pretende proyectar la plataforma continental al Este del meridiano 67º 16´ 0, lo que "no condice con el Tratado de Paz y Amistad celebrado por ambos países en 1984", advirtió la Cancillería argentina tras tomar conocimiento de esta publicación. (Télam)