La Conferencia Episcopal Argentina (CEA) le envió hoy una carta al papa Francisco, en la que advierten sobre "un mundo asediado por la fragmentación y el desánimo" y se unen al pontífice en el deseo de una "Iglesia en salida, samaritana y fraterna".

"Unimos nuestras oraciones a la suya por una Iglesia sinodal, en salida, samaritana y fraterna, así como comprometemos nuestros esfuerzos como miembros del Colegio Episcopal para estar siempre cercanos a su corazón de padre y pastor de un mundo asediado por la fragmentación y el desánimo, siempre llamado por el Señor a ser la casa común de todos los hermanos", dice la carta.

La misiva fue enviada hoy mientras delibera la asamblea plenaria de la CEA, que comenzó el lunes y concluye mañana, en la casa de retiros El Cenáculo de Pilar.

Durante la semana, los obispos votaron la nueva conducción del Episcopado para los próximos tres años y reeligieron al obispo de San Isidro, monseñor Oscar Ojea, como presidente del organismo.

"Queridísimo padre: los obispos argentinos estamos concluyendo nuestra 119º Asamblea Plenaria animados por sentimientos de fraternidad y mutua colaboración en el seguimiento del Señor Jesús, buen pastor. En esta oportunidad hemos podido renovar las autoridades de la CEA y la integración del conjunto de comisiones y organismos que la constituyen", dice en su inicio la carta al papa argentino.

En tanto, los obispos argentinos le agradecen a Jorge Bergoglio "sus palabras de orientación y aliento, cuando nos invita a caminar juntos en la libertad del Evangelio, la creatividad de la fe y el diálogo que brota de la misericordia de Dios, que nos ha hecho hermanos y que nos llama a ser artesanos de paz y de concordia".

Click to enlarge
A fallback.

"Su carta, junto al mensaje que dirigiera a obispos, sacerdotes, seminaristas y catequistas en Bratislava, el 13 de setiembre pasado, han estado en nuestras carpetas desde el inicio de esta asamblea, para inspirar nuestro trabajo y el discernimiento pastoral que el Señor nos pide", indica el texto.

Según lo que votaron los prelados, acompañarán a Ojea en la conducción del organismo el arzobispo de Mendoza, monseñor Marcelo Colombo, que pasó de la vicepresidencia segunda a la primera.

En tanto, como vicepresidente segundo fue elegido monseñor Carlos Azpiroz Costa, arzobispo de Bahía Blanca; y como secretario general monseñor Alberto Bochatey, obispo auxiliar de La Plata.

Con reelección de monseñor Ojea, de estrecha relación con el papa Francisco, el Episcopado refuerza su perfil social y cercanía con los sectores más vulnerables, así como el camino del diálogo social y político con las distintas dirigencias del país.

De la asamblea participan 98 obispos de todo el país en condición de elegir autoridades y además son invitados sin derecho a voto arzobispos y obispos eméritos y el nuncio apostólico en la Argentina, monseñor Miroslaw Adamczyk.

En la votación de esta semana, también resultó reelecto como titular de la estratégica comisión de Pastoral Social, el obispo de Lomas de Zamora, monseñor Jorge Lugones, de habitual diálogo con la dirigencia política, empresaria y gremial.

También el obispo de Quilmes, Carlos Tissera fue reelegido y continuará por un período más como presidente de Cáritas Argentina, el organismo de la Iglesia católica que se ocupa de la atención de los más necesitados, a través de diferentes delegaciones y obras en todo el país.

(Télam)