(Por Nicolás Poggi, enviado especial) El ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, se reunió con cuatro organismos de seguridad de Estados Unidos para afianzar la agenda que la cartera a su cargo viene llevando adelante desde que asumiera el cargo el año pasado, como parte de las actividades de la comitiva argentina en Nueva York en el marco de la 77° Asamblea General de la ONU.

El ministro de Seguridad se sumó a la comitiva del presidente Alberto Fernández para concretar el lunes último las audiencias con Homeland Security, la Policía de Nueva York, el FBI y la DEA, que habían quedado pospuestas en julio, cuando el viaje del presidente Alberto Fernández se suspendió por el cuadro de coronavirus del mandatario de Estados Unidos, Joe Biden.

"Sentarse a hablar con todas las embajadas implicaba también Estados Unidos, así como también con la Unión Europea, que de hecho así comenzamos a trabajar lo que culminó en la creación del Comité Latinoamericano de Seguridad Interior", destacó Fernández en declaraciones a los medios argentinos que cubren la visita presidencial, entre ellos Télam.

En las reuniones con los organismo y agencias de seguridad se analizaron líneas de acción para la prevención de los delitos de narcotráfico, trata de personas, tráfico de armas, ciberdelito y lavado de dinero, a los que también se agregaron los delitos de género y medioambientales.

Fernández se reunió con el titular de la oficina de la DEA en Nueva York, Frank Tarantino, y con el segundo jefe de esa agencia, Jimmy Arroyo.

También con Mike Tzitzikalakis, encargado de El Dorado Task Force, de Crímenes Financieros de Homeland Security, además de visitar las oficinas de la Policía de Nueva York donde fue recibido por el subdirector de esa fuerza, Edward A. Caban.

También mantuvo un encuentro con el jefe de la Fuerza de Tareas Conjunta contra el Terrorismo del FBI, Seth Yockel y su equipo.

Fernández sostuvo que las autoridades de Homeland Security, con las que se abordaron los delitos financieros, efectuaron un "reconocimiento a quienes están trabajando con nosotros para que sigamos en el mismo camino".

El titular de la cartera de Seguridad destacó así su encuentro con Tarantino, de la DEA, quien según contó que lo recibió el lunes en Nueva York con "muchas ganas".

El funcionario indicó que con la DEA se abordó la problemática del fentanilo, un opioide sintético y que "para ellos", dijo, "es muy preocupante tanto para Canadá como para Estados Unidos".

El diagnóstico del Ministerio de Seguridad es que no ha crecido necesariamente el consumo de drogas sino la "oferta, mejorando la pureza y bajando el costo", por lo que "si no nos avocamos fuertemente, se complica", advirtió Fernández.

"Argentina está inundada de fentanilo, porque no lo controlamos nosotros como precursor químico, sino la Anmat. A la Argentina, por primera vez, logramos sacarla de la lista de países productores de precursores químicos no utilizados para la droga", destacó.

Y, en esa línea, completó: "Esperemos no volver a estar en esa lista". (Télam)