Veteranos y ex combatientes de la ciudad de La Plata participaron hoy de un desfile que buscó recrear la bienvenida que debieron recibir hace 40 años los soldados que lucharon en Malvinas durante el conflicto con Gran Bretaña, una ceremonia enmarcada en la controversia que causó la colocación de una placa de reconocimiento en la que figuran dos militares acusados de haber torturado a conscriptos en las islas.

Encabezados por familiares de los soldados caídos que portaban sus fotos y sostenían una enorme bandera argentina, la columna partió pasado este mediodía desde la rambla de la Catedral platense en calles 51 y 14, y culmino en la Plaza Islas Malvinas donde, fue recibida por la Banda de del Regimiento 7 de Infantería del Ejército.

"Este recibimiento tiene un gran valor para nosotros, no solo para quienes pudimos regresar con vida, sino para quienes dejaron todo en las Islas Malvinas" expresó a Télam Marcelo Berteri, soldado que combatió en la batalla de Monte Longdon.

El ex combatiente valoró que este reconocimiento y consideró que se trata de un homenaje que "llega a lo más profundo e invaluable" para los familiares de los caídos.

Al respecto, Julio Cesar Ortiz, hermano del soldado conscripto Carlos Alberto Hornos, reconoció la emoción por el reconocimiento y aseguró que "era algo que esperaba, por todos quienes quedaron allá", en las islas.

En la convocatoria, que contó con la participación de cientos de vecinos platenses, se hicieron presentes varios funcionarios del gobierno municipal, el Arzobispo de La Plata, Víctor Manuel Fernández y representantes representantes de la Casa del Ex Combatiente (CEMA).

"Hoy transcurridos 40 años de ese regreso, contemplamos la necesidad de recrear aquello que no sucedió. Muchos soldados no sabían a qué iban, fueron engañados, pero fueron con el corazón en la Patria y quisieron darlo todo", manifestó el Arzobispo Fernández, quien agregó que "ojalá que cada vez que pasemos por este lugar, este soldado nos despierte una vez más el amor por la Patria".

El reconocimiento y recreación del regreso de los veteranos y ex combatientes se enmarca en la culminación de una serie de actividades que impulsó desde el pasado 2 de abril, bajo la premisa de reflexionar y construir memoria sobre el conflicto bélico de 1982.

En este marco, el pasado 9 de julio fue colocado un monolito con una placa conmemorativa con los nombres de soldados caídos, entre los cuales se encuentran los nombres del subteniente Juan Domingo Baldini y el cabo Darío Rolando Ríos , acusados de cometer torturas y abusos contra sus subordinados en Malvinas.

Así lo denunciaron el Centro de Excombatientes de Islas Malvinas (Cecim) , la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) y otros organismos de derechos humanos, y en Concejo Deliberante de La Plata pidió esta semana que el Ejecutivo comunal que encabeza Julio Garro (Juntos por el Cambio) brinde explicaciones sobre la inclusión de los nombres de estos dos militares en esa placa.

El secretario de Derechos Humanos del Centro de Ex Combatientes Cecim La Plata, Ernesto Alonso, calificó como "negacionista" a Garro por patrocinar ese homenaje.

"Hay una postura negacionista. No podemos permitir que en los nombres donde aparecen nuestros compañeros que murieron en Malvinas aparezcan los de estas personas", remarcó el referente del Cecim de La Plata. (Télam)