El embajador de Bolivia en Argentina, Jorge Ramiro Tapia, confirmó hoy que "se han verificado" la veracidad de las pruebas que incriminarían al Gobierno de Mauricio Macri por el envío de material represivo a la nación andina durante el golpe de Estado contra Evo Morales, ocurrido en noviembre de 2019.

"Los funcionarios del anterior Gobierno (argentino) debería reconocer mínimamente que algo que sucedió en relación al envío de armas. Están disfrazando con otro tipo de noticias un hecho flagrante”, indicó en declaraciones a Radio 10

El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) creado a través de un acuerdo entre la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y el Estado Plurinacional de Bolivia presentarán hoy su informe final sobre las violaciones a los Derechos Humanos cometidas por el régimen de facto de Jeanine Áñez que desplazó a Morales del poder.

Mauricio Macri

Tapia aseguró que las declaraciones brindadas por algunos detenidos en Bolivia, en el contexto de las causas en las que se investiga este presunto hecho de contrabando “certifican" la comisión de un delito.

"Se están haciendo los peritajes correspondientes para determinar la causa de fallecimiento de los bolivianos muertos en las represiones de Sacaba y Senkata", señaló el Embajador al ratificar que se busca establecer si las víctimas de esas represiones recibieron impactos de armas y elementos represivos enviados desde la Argentina u otros países.

“Creo que lo que se tiene que hacer en estos momentos, además del peritaje, es pedir justicia. Lo intolerable es que hayan mandado armamento para que nos enfrentemos entre hermanos”, subrayó el representante diplomático. (Télam)