El tercer tramo del juicio de la Subzona 14 por delitos de lesa humanidad, cometidos durante la última dictadura militar en La Pampa podría comenzar en abril del año próximo, un proceso que tiene cinco acusados y en el que está previsto el testimonio de cerca de 200 víctimas del terrorismo de Estado, en hechos que incluyeron también crímenes sexuales.

Entre los acusados figura el exjefe de la Policía de la Pampa Luis Enrique Baraldini, sindicado por las víctimas como el "autor intelectual" de los delitos de lesa humanidad cometidos en el ámbito provincial.

Hoy se realizó en forma virtual una audiencia preliminar al tercer juicio, convocada por el Tribunal Oral Federal (TOF), encuentro que contó con la presencia de los jueces, representantes del Ministerio Público Fiscal, las querellas y las defensas y tuvo como finalidad definir la fecha tentativa del próximo juicio.

También se analizó cómo se hará la presentación de pruebas y se definieron cuestiones inherentes al debate.

Raquel Barabaschi, querellante y víctima de la represión declaró hoy a Télam que, "pese a ser virtual, fue un encuentro emocionante porque coloca a las víctimas en la antesala de lo que será el próximo juicio, que como fecha probable sería en abril de 2021".

Barabaschi dijo que la modalidad del proceso oral -virtual o presencial- "dependerá de la situación epidemiológica por la Covid-19" y que también se tendrá en cuenta en su momento la situación de muchos de los testigos-víctimas, que "son personas mayores" y de riesgo, si persiste la pandemia.

En el juicio serán juzgados, además de Baraldini, los exmilitares Néstor Greppi y Jorge De Bartolo; y los expolicías Carlos Reinhart y Humberto Riffaldi.

El mes pasado falleció uno de los imputados, el exmayor y jefe de Operaciones del Regimiento de Toay durante la dictadura, Gerardo Jáuregui; mientras que el represor Roberto Fiorucci, el excomisario condenado en el primer juicio en La Pampa, tampoco prestará declaración a raíz de su delicado estado de salud.

Baraldini, uno de los exrepresores al que las víctimas esperan ver sentado nuevamente en el banquillo de los acusados por considerarlo el mayor responsable de la represión en La Pampa, eludió el primer juicio histórico en La Pampa tras fugarse a Bolivia.

En el segundo juicio fue condenado, tras ser recapturado por Interpol y trasladado detenido a La Pampa.

Ahora, los abogados defensores del exrepresor solicitaron que no sea convocado a declarar, aduciendo razones graves de salud y un gran deterioro cognitivo, razón por la que las partes querellantes reclamaron que sea sometido a una revisación por un perito de parte. (Télam)