El Senado de la Nación debatía esta noche en sesión especial el proyecto de ley enviado por el Poder Ejecutivo de “Emergencia Covid” que establece un marco normativo sobre parámetros de riesgo epidemiológico y sanitario para combatir el contagio de coronavirus en medio de la pandemia que azota la Argentina.

De acuerdo con la lista de más de veinte oradores que se anotaron para discutir el tema, la iniciativa podría estar siendo votada cerca de la medianoche.

El proyecto reúne los criterios sostenidos en los Decretos de Necesidad y Urgencia (DNU) firmados por el Poder Ejecutivo desde el inicio de la pandemia, y hace hincapié en las reuniones sociales, el control del número de camas de terapia intensiva y el dictado de clases presenciales.

En ese aspecto, establece una serie de parámetros para definir las medidas restrictivas en los centros urbanos de acuerdo con los riesgos: bajo, mediano, alto y “Situación de Alarma Epidemiológica y Sanitaria”.

El proyecto mantiene el dictado de clases presenciales y sólo las restringe en aquellas zonas en “situación de alarma”.

En las urbanizaciones con "alarma epidemiológica y sanitaria" se suspenden los centros comerciales y ferias, los locales gastronómicos, la práctica recreativa de deportes grupales de contacto en espacios al aire libre, los gimnasios y la circulación entre las 19 y las seis de la mañana.

También, las reuniones sociales en domicilios particulares; las reuniones sociales en espacios públicos al aire libre de más de diez personas; la práctica recreativa de deportes en establecimientos cerrados; las actividades de casinos, bingos, discotecas y salones de fiestas; la realización de todo tipo de eventos culturales, sociales, recreativos, religiosos y de cualquier otra índole en lugares cerrados que impliquen concurrencia de personas.

La presidenta de la Comisión de Asuntos Constitucionales del Senado, la peronista santafecina María de los Ángeles Sacnun, defendió el proyecto al destacar que busca evitar que el sistema “sanitario colapse”.

Además, cuestionó a la oposición de Juntos por el Cambio a los que acusó de utilizar la situación epidemiológica con un fin electoral.

“El presidente de la Nación (Alberto Fernández) pretende preservar la estabilidad del sistema sanitario y que no colapse”, afirmó Sacnun al abrir el debate de la iniciativa en la sesión especial de la Cámara alta.

Según la legisladora, “el presidente de la Nación a través de esta ley lo que hace es autolimitarse en sus facultades”.

Por su parte, el presidente de la Comisión de Salud, el radical jujeño Mario Fiad, destacó que “después de incontables Decretos de Necesidad y Urgencia (DNU) el Poder Ejecutivo haya acudido al Congreso de la Nación cuyas facultades fueron vulneradas durante todo el proceso de la pandemia”.

No obstante, agregó que “es una incorrecta delegación legislativa” y sostuvo que “la pandemia es el argumento válido para ir por todo”.

Fiad cree que “nos perdimos la oportunidad de tener millones de vacunas con Pfizer. También con Fondo Covax. ¿Por qué no garantizamos que la militancia política no sea la prioridad para la vacunación?”, consideró.

El diputado Mariano Recalde, del Frente de Todos, aseguró que con el proyecto que debate el Senado “se intenta despejar lógicas electoralistas y marquetineras que se impusieron sobre los criterios sanitarios a la hora de tomar decisiones”.

“A pesar de que la situación es más grave que el año pasado, se quieren hacer los paladines de la flexibilidad sanitaria”, acusó a la oposición y sentenció: “Poco les interesa la educación pública”.

Finalmente, la macrista cordobesa Laura Rodríguez Machado aseguró que con el proyecto “van a convertir al presidente en un emperador” y pidió “que los gobernadores se pongan los pantalones”.

“No me extrañaría que, si en algún lugar van a perder las elecciones, quieran cambiar la fecha para que la gente no vaya a votar. Eso es lo que tienen pensado. No me vengan a decir que están preocupados por las muertes. Porque si así fuera, hubieran conseguido más vacunas”, sentenció. (Télam)