El Senado avaló hoy en comisión el acuerdo de Consenso Fiscal firmado entre el Poder Ejecutivo y los gobernadores en diciembre pasado con la meta de buscar acuerdos en torno a políticas tributarias y lograr equilibrios en el control de la evasión impositiva en todo el país.

Con la firma del Frente de Todos (FdT) y de Juntos por el Cambio (JXC), la comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado avanzó así en el tratamiento de este entendimiento que ahora quedó en condiciones de ser aprobado por el pleno del Senado en su próxima sesión.

El presidente de la comisión, Ricardo Guerra (FdT-La Rioja), explicó esta tarde que lo que busca el documento es "consensuar políticas en materia de tributación en todo el territorio nacional para trabajar en forma mancomunada y lograr equilibrios en el control de evasión impositiva", entre otros puntos.

Guerra aclaró además que "no hay nada que se contradiga con los compromisos asumidos con el Fondo Monetario Internacional (FMI)", en respuesta a inquietudes de la oposición.

Durante la reunión de hoy en la Cámara alta, los senadores de JxC, Ernesto Zimmermann y Julio Martínez, manifestaron el apoyo al entendimiento.

"Vamos a acompañar", adelantó Zimmermann, y aclaró que esperan que "el compromiso con el Fondo no sea solo de un ajuste que tengan que llevar las provincias sino que se pueda compartir el esfuerzo con el Estado nacional".

El acuerdo fue firmado el 27 de diciembre pasado por los gobiernos opositores de Jujuy, Corrientes, Mendoza, Córdoba, Neuquén, Misiones y Rio Negro, además del resto de las provincias gobernadas por el oficialismo.

Las únicas jurisdicciones que no adhirieron fueron San Luis, La Pampa y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires gobernada por el dirigente de PRO, Horacio Rodríguez Larreta.

Se trata de un acuerdo federal que busca la instrumentación de una política y administración tributaria articulada entre todas las jurisdicciones partícipes, de modo que las distintas decisiones se adopten en un marco de estabilidad jurídica a la vez que aseguren una armonización tributaria.

Otra de las metas es fortalecer la autonomía de las provincias brindando estabilidad jurídica a los gobiernos y a los contribuyentes respecto de los impuestos provinciales.

El nuevo consenso fiscal prevé que las alícuotas de Ingresos Brutos no deberán ser superiores a las establecidas para cada actividad y ratifica la decisión de analizar en 2022 la posibilidad de legislar sobre un impuesto a la herencia.

También contiene un capítulo denominado de "endeudamiento responsable", que determina que las provincias podrán incrementar el stock de deuda denominada en moneda extranjera sólo a través de líneas de financiamiento con organismos bilaterales o multilaterales de crédito y que en materia de "responsabilidad fiscal" fija que "la regla de límite de crecimiento del gasto estará regida en todos los casos por el incremento del PIB", entre otras cuestiones.

"En su esencia -dijo hoy Guerra- este consenso tiene una serie de compromisos en materia tributaria, de endeudamiento responsable, de responsabilidad fiscal, de establecer limites para no se tome deuda por encima de las posibilidades que se tienen".

Para el presidente de la comisión de Presupuesto, "es algo lógico que no se tome deuda para gastos corrientes sino que tengan como contraprestación obras de infraestructura".

También recordó que constan en el Acuerdo "compromisos del Gobierno de deudas que tenía con las provincias" para "pagarlas en determinados plazos".

El jefe de los senadores del FdT, José Mayans, expresó esta tarde que "este es un acuerdo general respecto a la percepción de los tributos" cuyo objetivo es "lograr una mejor relación e información entre el Estado nacional y estados provinciales de cómo podemos llevar adelante los gastos que tienen".

"Son importantes los consensos en todo lo que sea materia tributaria y es importante que lo ratifiquemos porque es un respaldo a la acción del Presidente con los gobernadores" y va a "favorecer el sistema de recaudación", agregó. (Télam)