El Comité Nacional de la UCR y los bloques legislativos de partido alertaron hoy sobre "el aumento de la violencia en manos de las fuerzas de seguridad" durante el aislamiento por la pandemia de coronavirus, y reclamaron al Gobierno frenarla "de forma urgente".

El planteo fue realizado a través de un comunicado titulado "Preocupante crecimiento de la violencia institucional durante la cuarentena", con las firmas del titular de la UCR, Alfredo Cornejo, y los jefes de los bloques en Diputados, Mario Negri, y en el Senado, Luis Naidenoff.

Allí, el radicalismo destaca que, de acuerdo con "un informe del Comité Provincial de la Memoria de la Provincia de Buenos Aires, solamente durante el mes de junio se produjo una muerte cada 40 horas por uso de la fuerza de ¿policial?".

En ese sentido, agrega que, "en total, fueron 18 muertes las relevadas, y la mayoría correspondían a varones, jóvenes y pobres".

En esa línea, el comunicado remarca que "la cifra concuerda con la profundización de un despliegue de las fuerzas policiales durante la cuarentena en todo el país, caracterizada por conductas más violentas y arbitrarias".

En ese marco, plantea que la pandemia "de ninguna manera justifica el accionar desmadrado de las fuerzas de seguridad", y que "la integridad física de las personas no puede peligrar por responsabilidad de quienes deberían velar por su seguridad".

Por otro lado, el radicalismo advierte sobre lo que señala como una falta de respuesta a "pedidos de informes requeridos por el Congreso" y de acceso a la información vinculados con los casos denunciados.

El texto, mencionada puntualmente "las muertes injustificables de Florencia Magalí Morales, Franco Maranguello, Mauro Coronel, Luis Armando Espinoza, Alan Maidana, Lucas David Barrios, Walter Ceferino Nadal, Lucas Nahuel Verón y Raúl Dávila".

También, hace referencia a "los 75 días que lleva desaparecido Facundo Astudillo Correa, visto por última vez cuando fue detenido por la Policía de la Provincia de Buenos Aires".

De esta forma, la UCR aludió al caso del joven de 22 años que fue visto por última vez el 30 de abril pasado, tras salir de su casa en la localidad de Pedro Luro hacia la ciudad de Bahía Blanca para ir a ver a su novia.

En el marco de esa causa, fuerzas federales de seguridad realizan hoy, por segundo día consecutivo, rastrillajes en el distrito de Villarino, en el sur bonaerense. (Télam)