El PRO negocia por estas horas que la presidenta del espacio, Patricia Bullrich, se baje de su intención de ser candidata a diputada nacional por la Ciudad de Buenos Aires y que María Eugenia Vidal encabece la lista, pero la filtración del principio de acuerdo molestó al sector de la ex ministra de Seguridad, que tensionó las negociaciones.

Así se desprende de las negociaciones que llevan a cabo el sector que encabeza el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y el de Bullrich, a 22 días del cierre de listas de candidatos a diputados nacionales, para tratar de armar una nómina de unidad y evitar una interna.

Según indicaron a NA fuentes del PRO, las conversaciones estaban avanzadas y el principio de acuerdo consistía en que Vidal, la elegida de Larreta, encabezara la lista de candidatos en la Ciudad mientras que Bullrich se bajaría de la contienda, no sin poner otras condiciones.

Sin embargo, el acuerdo no estaba cerrado y la idea era seguir conversando durante el fin de semana, con la posibilidad de comunicar algo el próximo lunes, pero la filtración sobre el posible entendimiento y el trascendido sobre la supuesta decisión de la ex ministra de Seguridad de bajarse molestó a su espacio político.

Por esa razón, Bullrich salió a marcar la cancha con un tuit en el que no niega que vaya a bajarse pero al mismo tiempo mantiene la expectativa, al afirmar: "No renuncio a acompañar a cada argentino para que cumpla sus sueños".

A la presidenta del PRO le siguieron algunos de los referentes de su espacio como Florencia Arietto y el ex bailarín Maximiliano Guerra, quienes fueron más enfáticos al afirmar que "Bullrich no se bajó". La polémica tensionó las negociaciones que, según indicaron fuentes de Juntos por el Cambio a Noticias Argentinas estaban encaminadas.

La versión sobre un acuerdo cerrado empezó a circular luego de que esta semana Bullrich se reuniera a solas con Rodríguez Larreta para intentar destrabar el conflicto interno en el PRO de la Ciudad. El jefe de Gobierno porteño quiere colocar a la cabeza de la lista y considera que Vidal es la candidata indicada para salir a defender las 10 bancas (sobre un total de 13 que pone en juego la Ciudad este año) que arriesga Juntos por el Cambio.

Es un gran desafío, ya que se disputa la elección de 2017, cuando Elisa Carrió lideró la lista y sacó más de 50 puntos, convirtiéndose en 8 bancas. Ese año, Martín Lousteau compitió por fuera del frente opositor y con los 12 puntos que obtuvo se hizo acreedor de dos escaños más. Con la alianza que sellaron Rodríguez Larreta y Lousteau posteriormente, esos bloques se fusionaron y ahora JxC pone en juego 10 bancas, para lo que debería obtener más de 60 puntos si las quiere conservar todas. Vidal volverá ahora al distrito donde comenzó su carrera política, luego de ser por cuatro años gobernadora de Buenos Aires. MG/SPC/PS/OM NA