El presidente Alberto Fernández encabezó, de manera virtual, la firma de un memorando de entendimiento con el director general de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Qu Dongyu, para avanzar en la cooperación conjunta para la implementación del Plan Nacional Argentino contra el Hambre y promover estrategias de seguridad alimentaria y nutrición sostenible, se informó hoy oficialmente.

Por parte de la FAO, participaron de la firma el subdirector general y representante regional para América Latina y el Caribe, Julio Berdegué; el encargado ad ínterin de FAO en Argentina, Carmelo Gallardo; y el director general adjunto del organismo, Laurent Thomas, entre otras autoridades.

Según informó la Casa Rosada en un comunicado, el memorando de entendimiento, que tendrá vigencia por cuatro años, busca contribuir a la erradicación del hambre y a lograr la seguridad alimentaria en Argentina a largo plazo, como parte de una estrategia de sostenibilidad y resiliencia ambiental para combatir el cambio climático.

La iniciativa abarca una mirada inclusiva respecto a las personas LGBTIQ+, migrantes y otros grupos marginados o en situación de vulnerabilidad.

Las acciones conjuntas estarán coordinadas por los ministerios de Economía, Desarrollo Productivo, Desarrollo Social, Agricultura, Ganadería y Pesca, Salud, Relaciones Exteriores, y Ambiente y Desarrollo Sostenible; y por el Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales; según se indicó.

En el marco del Plan Nacional Argentino contra el Hambre, la FAO realiza reuniones de seguridad alimentaria del sistema de la ONU con el país, y promueve la presencia del organismo para la generación de estrategias de recuperación socioeconómica a partir de la pandemia de Covid-19.

Fernández y el director general de la FAO se habían reunido en febrero de este año en Roma, donde dialogaron acerca de la importancia de fortalecer los vínculos de cooperación entre el país y el organismo para luchar contra el hambre, la inseguridad alimentaria y la malnutrición. (Télam)