El presidente Alberto Fernández aseguró que ayudar a los habitantes de El Impenetrable a que "vivan cada vez mejor es una deuda" que tiene el país, tras inaugurar esta tarde en la provincia de Chaco un acueducto, donde se anunció además el llamado a licitación para la construcción de la Terminal de Cargas de Puerto Las Palmas, con una inversión de más de 500 millones de pesos.

"La necesidad de que El Impenetrable sea cada día más penetrable y se viva mejor es una deuda que tenemos que saldar, sin ninguna duda. En este tiempo que se habla de cambio climático y vivir en un mundo contaminado, todo esto nos rodea es parte de los pulmones del mundo y tenemos que cuidarlo mucho, porque el mundo respira a través de todo esto", señaló Fernández.

Fernández formuló estas declaraciones en rueda de prensa en la localidad Misión Nueva Pompeya, ubicada a 480 kilómetros de la capital Resistencia, y afirmó que el acueducto se trata de "una obra muy importante para muchos lugares de El Impenetrable", con la cual se empieza "a saldar la deuda que la Argentina tiene con el norte".

Y en ese sentido, el jefe de Estado indicó que "El Impenetrable es un lugar que no conocía y que estoy encantado de estar acá, donde vive gente, muchos argentinos que tienen dificultades, porque es un lugar complejo, ya solo su nombre lo dice todo".

Fernández aseguró que esa región chaqueña cuenta "con cinco millones de hectáreas de monte, de árboles, que da cuenta lo difícil que es estar acá".

"Todo lo que podamos hacer para ayudar al norte argentino lo haremos, porque estoy convencido que es un acto de justicia", dijo Fernández, y contó: "Soy hijo de un riojano y he visto como al norte lo han postergado una y otra vez, y no merece esa postergación".

La obra "se traduce en llevar agua para los habitantes de la zona", subrayó el mandatario, y agregó que son "aguas que vienen del Río Bermejo para que se purifiquen, se conviertan en agua potable y lleguen a las casas de todos los que viven en la zona".

Por último, dijo que el gobernador chaqueño Jorge Capitanich "está obsesionado, en el mejor sentido de la palabra", en la reactivación de la obra pública. (Télam)