El monumento al golpe de Estado de 1955 de Salliqueló, que fue demolido a mazazos hace una década, estaba montado sobre un pedestal del que surgía la llama de la libertad portada por un hombre con un gorro frigio, y sobre la base tenía cinco placas, una de ellas con la fecha y el sentido de la obra: "1955 - 16 de septiembre - 1956. A la Libertad".

Según el historiador local Guillermo Donari, el emplazamiento de la estatua se acordó en el año 1956 durante la visita de 36 vecinos de la ciudad a la base de la Armada Comandante Espora, una recorrida que, según el diario del pueblo Noticias, fue protagonizada por "integrantes de familias bien constituidas de Salliquelló".

Al regresar los vecinos de su estadía en la base naval, el cronista de Noticias publicó: "El sueño terminó pero queda el recuerdo, uniendo para siempre Espora y Salliqueló" y luego adelantó una primicia: "Se inaugurará en la ciudad un monumento a la Libertad".

De inmediato se constituyó una comisión organizadora que se abocó a reunir fondos para la construcción de la estatua: el balance final arrojó que más de 300 personas y también instituciones aportaron 53.833 pesos de entonces, de los cuales casi 21.000 los cobró el escultor a cargo de la obra, Máximo Maldonado.

El resto se gastó en materiales, honorarios de conciertos, viajes, estadía en hoteles, cena de los visitantes, decorados, alquiler del teatro Italiano, confección y distribución de carteles, acarreo de sillas, ramos de flores, alquiler de amplificadores, trabajos varios de imprenta y transportes.


Militantes con historia

Dos de los militantes que tiraron abajo el monumento cargaban en sus mochilas con varias aventuras. El día de los mazazos, Manuel Gallardo tenía 75 años.

Se había ganado el mote de "símbolo de la Resistencia Peronista" en 1963, cuando, junto a otros cuatro militantes de la Juventud Peronista, robó a punta de pistola el sable corvo del general José de San Martín en reclamo del retorno a la Argentina de Juan Domingo Perón y la restitución del cuerpo de Eva Duarte.

El propio Gallardo brindó su testimonio en el documental "El sable", del realizador Nahuel Machesich, estrenado en junio de 2016.

Gallardo, quien murió el 16 de enero de 2021 a los 85 años, dedicó sus últimos años a gestionar pensiones para ex-detenidos de la Resistencia que vivían en la pobreza.

Antonio "Toni" López, el motoquero que se ocupó de la inteligencia previa al operativo, había integrado la tripulación del velero Patagón que en 1989 quebró el bloqueo británico en las Malvinas y entró a Puerto Argentino con la bandera argentina en el mástil.

López también estuvo a bordo del velero Malabar, que tres años más tarde repitió el viaje. Ambas travesías están reflejadas en el documental "Patagón-Malabar. Veleros en Malvinas", que produjo él mismo y dirigió junto al cineasta y escritor Jorge Coscia, exsecretario de Cultura del kirchnerismo.

En Tierra del Fuego, López había impulsado la ley provincial Gaucho Rivero, con el objeto de impedir el amarre de los buques que se dirigían a Malvinas.

Murió de un paro cardíaco en diciembre de 2019. (Télam)