La secretaria de Comercio Interior, Paula Español, advirtió hoy que el Gobierno no permitirá "comportamientos especulativos con la oferta de alimentos", aunque reconoció que la inflación de la Argentina "no se soluciona" solamente con control de precios.

Tras la imputación a grandes empresas por "retención en sus volúmenes de producción o falta de entrega de determinados productos de consumo masivo para su comercialización", la funcionaria nacional afirmó que el Gobierno espera ahora la respuesta de las compañías por escrito.

Según la información oficial, en los casos en que se verificó una reducción de la producción o en la distribución de mercadería, se intimó a las firmas para que en el plazo de cinco días hábiles acrediten de modo fehaciente haber dado cumplimiento a la norma.

Además, se les requirió que restablezcan los niveles de stock registrados a noviembre 2020 y arbitren las medidas conducentes para asegurar el transporte y provisión de los productos para su efectiva comercialización. "En el Estado no vamos a permitir este tipo de comportamientos especulativos con la oferta de alimentos en las góndolas", alertó Español. "Por eso avanzamos. Es un tema que nos ocupa y nos preocupael de monitorear precios y abastecimiento", enfatizó.

Sin embargo, admitió: "El problema inflacionario de la Argentina, que lleva décadas, no se soluciona sólo con estas medidas".

"Son importantes para que se entienda que si el Estado tiene que actuar, lo va a hacer", evaluó, pero destacó que no es suficiente para "solucionar un problema estructural que lleva décadas".

"Son importantes para que se entienda que si el Estado tiene que actuar, lo va a hacer", evaluó, pero destacó que no es suficiente para "solucionar un problema estructural que lleva décadas".

En declaraciones radiales, la titular de la Secretaría apuntó al "problema de tener una economía bimonetaria" y argumentó: "Cuando nos faltan dólares, hay una devaluación. Cuando hay una devaluación, hay inflación y tenemos un problema en los precios".

"Eso va a llevar más tiempo. No va a ser con una política de control de precios", insistió Español y analizó que "en las últimas semanas se empezó a detectar" ausencia de determinados artículos. "Las inspecciones primero fueron a las góndolas, luego a los depósitos en los supermercados y después fueron hacia atrás en la cadena", explicó y puntualizó que se "encontraron faltantes" en aceites, arroz y detergente, entre otros.

En línea con lo expresado por Español, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, sostuvo que la "gran preocupación del Gobierno es que no falte ningún producto importante en la mesa de los argentinos".

El titular de la cartera subrayó que "el objetivo central es garantizar los productos necesarios" y "evitar que se vuelva a producir en los próximos meses" un desabastecimiento. Las imputaciones recayeron sobre las compañías Mastellone, Fargo, AGD, Danone, Molinos Cañuelas, Bunge, Molinos Río de la Plata, Unilever, P&G, Paladini y Potigian. MBE/GM/OM NA