El gobernador del Chubut, Mariano Arcioni, negó que vaya a propiciar la derogación de la ley de zonificación minera que fue motivo de violentas protestas que provocaron daños totales en la Casa de Gobierno y en otros edificios del centro cívico de Rawson.

"Jamás doy un paso atrás en la vida cuando estoy convencido de lo que hice", dijo el gobernador chubutense en breves declaraciones a los medios locales que lo consultaron sobre si "daría marcha atrás" con la ley que fue aprobada el miércoles por la Legislatura y promulgada ayer.

Las definiciones las formuló tras recorrer el ala del edificio donde está su despacho, sobre el boulevard Fontana, que quedó inhabitable por el incendio generalizado.

"Sabemos quién fue el ideólogo de todo esto y lo vamos a llevar hasta las últimas consecuencias porque no tiene derecho nadie a hacer los destrozos que hizo", aseguró Arcioni sin dar precisiones.

El rápido intercambio entre los cronistas acreditados se produjo cerca del mediodía mientras caminaba desde la casa de gobierno a la residencia, que se encuentra cruzando la peatonal.

En ese contexto, Arcioni afirmó estar "muy dolorido" y agregó: "Nadie tiene derecho a hacer esto que hizo, rompiendo los edificios públicos tan emblemáticos como la Casa de Gobierno que es de todos y todo lo que eso simboliza".

Click to enlarge
A fallback.

En tanto, el gobernador avaló el accionar del ministro de seguridad, Leonardo Das Neves, cuestionado por haber dispuesto un operativo de protección a los edificios públicos que resultó insuficiente.

"El ministro hizo lo que tenía que hacer porque buscó de todas formas favorecer el derecho de manifestación que no tiene nada que ver con lo que finalmente ocurrió", dijo señalando al edificio.

El gobernador arribó esta mañana a Rawson proveniente de Comodoro Rivadavia donde se encontraba desde ayer jueves a la mañana. (Télam)