El bloque de Diputados del Frente de Todos salió a darle impulso al proyecto de ley que busca reformar el Impuesto a las Ganancias. El objetivo de esta iniciativa es que el alivio fiscal que alcanzará a más de 1,2 millones de trabajadores y jubilados con la suba del mínimo no imponible sea ley cuanto antes.

De esta manera, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) amaneció este miércoles empapelada con afiches con la consigna #QueSeaLey (que reedita la lucha para que el aborto fuera libre, legal y gratuito en la Argentina).

Cabe destacar que la Cámara baja entró por estas horas en la recta final de este debate y el plenario de las comisiones de Presupuesto y Hacienda y Legislación del Trabajo fue citado para mañana a las 15.30 para emitir dictamen sobre el proyecto que el oficialismo aspira a votar en una sesión especial la próxima semana.

El proyecto:

La iniciativa modifica el artículo 30 para aumentar la deducción especial a partir del cual se calcula el impuesto, con el fin de que no paguen ese gravamen los trabajadores que cobren hasta 150 mil pesos brutos.

Según las estimaciones del Gobierno, esta medida beneficiará a 1.280.000 personas, del total de dos millones de asalariados registrados que hoy pagan ese tributo. A su vez, el proyecto contempla que los salarios superiores a 173 mil pesos brutos continuarán pagando los mismos valores que desde el primero de enero cuando se actualizo el Mínimo No imponible en un 35%.

El costo fiscal de la modificación de uno de los tributos que más recursos aporta a las arcas del Estado es de 41.250 millones de pesos, según señaló el secretario de Política Tributaria, Roberto Arias. La ley que se buscará aprobar se aplicará de manera retroactiva desde enero pasado, con lo cual se devolverá el dinero descontando por este concepto a lo largo del primer trimestre del año a los trabajadores beneficiados con la corrección, lo que podría volcar unos 10 mil millones de pesos al consumo interno.

La iniciativa presentada inicialmente sufrirá diversas modificaciones, ya que se excluirá del calculo del gravamen el aguinaldo de los que están beneficiados con esta medida y se permitirá a los jubilados que perciben hasta ocho jubilaciones mínimas acceder al beneficio aunque tengan ingresos extras hasta 164 mil pesos anuales. Por otra parte, los asalariados que perciben entre 150 mil pesos y 173 mil pesos tendrá una escala de deducciones que será definida por la AFIP para evitar saltos entre aquellos que tributan y los que quedarán eximidos