La resolución por la cual el juez en lo Contencioso Administrativo Federal Esteban Furnari ratificó la vigencia del DNU que interrumpió la presencialidad de las clases en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) ya llegó a la Corte Suprema de Justicia.

Esta mañana, el fallo firmado a última hora de la víspera ingresó por la Secretaría de Juicios Originarios del máximo tribunal, que -según determinó la propia Corte- será la encargada de darle trámite al planteo original del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires contra el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) del Poder Ejecutivo central.

El máximo tribunal ya resolvió que la presentación del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, es de su competencia, pero no obstante planteos similares tramitaron ante otros dos fueros de inferior jerarquía.

El domingo pasado, la Cámara en lo Contencioso Administrativo, Tributario y de las relaciones de Consumo de la Capital Federal dictó una medida cautelar restableciendo las clases presenciales en la ciudad de Buenos Aires.

El domingo pasado, la Cámara en lo Contencioso Administrativo, Tributario y de las relaciones de Consumo de la Capital Federal dictó una medida cautelar restableciendo las clases presenciales en la ciudad de Buenos Aires.

El martes, un juez de primera instancia del fuero en lo Contencioso Administrativo Federal dejó sin efecto esa cautelar y confirmó que la única habilitada a resolver la cuestión es la Corte. En consonancia con esa decisión, y sin espacio para que el fallo sea apelado, el juez Furnari remitió el expediente -iniciado por la Procuración del Tesoro- al máximo tribunal.

La Corte ya empezó a tramitar la cuestión de fondo y, de hecho, le corrió traslado por cinco días hábiles al Estado Nacional. De todas formas, como el escrito de Rodríguez Larreta incluía un pedido de medida cautelar similar a la que habilitó las clases presenciales, la Corte podría pronunciarse aún sin tomar una decisión de fondo. NE/EFR/OM NA