El Estado argentino podría presentarse como parte damnificada en el juicio que se realizará en julio próximo en Roma por delitos de lesa humanidad cometidos por un represor de la última dictadura militar, quien se refugió en Italia para eludir a la justicia argentina y cuya extradición fue denegada por esa nación europea.

Así fue expresado por el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Horacio Pietragalla Corti, durante una reunión que mantuvo en las últimas horas en Roma con los fiscales italianos Laura Condemi y Francesco Dall'Olio, a cargo de la causa contra el exmilitar argentino Carlos Luis Malatto.

"En el encuentro conversamos sobre la posibilidad de que el Estado argentino se presente como parte damnificada en la investigación contra Malatto por delitos cometidos durante la última dictadura, cuando actuó en el Regimiento de Infantería 22 de la provincia de San Juan", expresó Pietragalla Corti a través de su cuenta en la red social Twitter.

Además, Pietragalla Corti fue hoy en Roma invitado especial de una nueva proyección del episodio "Desaparecidos" en el programa en vivo Spotlive, que es una columna de análisis de la RaiNews24 (Radio y Televisión Italiana).

Acompañado por Vera Vigevani, integrante de Madres de Plaza de Mayo - Línea Fundadora, el secretario asistió a la transmisión del documental enfocado en la historia de Malatto y de José Néstor Troccoli, también represor, pero uruguayo.

Ambos están acusados de desapariciones forzadas y asesinatos cometidos por los gobiernos militares durante la década del `70 en Argentina y Uruguay y huyeron y se refugiaron en Italia para evadir la justicia de sus respectivos países.

Italia lleva adelante varias investigaciones relacionadas con el Plan Cóndor, la coordinación represiva desarrollada en esos años por las dictaduras militares del Cono Sur.

En sus posteos, Pietragalla Corti recordó que el expediente contra Malatto se inició en Italia luego de que ese país rechazara su extradición e indicó que la Secretaría de Derechos Humanos "aportó pruebas documentales y testimonios para darle impulso (a la investigación) y que se obtenga justicia y reparación para las víctimas y sus familias".

Durante su estadía en Roma, el funcionario se reunió también con Mauro Palma, garante nacional de los Derechos de las Personas Privadas de Libertad Personal de Italia, expresidente del Comité Europeo para la Prevención de la Tortura y excoordinador de la Ejecución Penal en Europa.

"El organismo que preside Palma cumple un rol similar al Comité Nacional contra la tortura en nuestro país. Dialogamos sobre el rol fundamental que tienen estas instituciones en ambos países", escribió Pietragalla en Twitter.

En marzo del 2021, en el marco de un nuevo aniversario del 24 de marzo de 1976, Télam y la RaiNews elaboraron "Los 600 cuerpos: la identidad cancelada de los desaparecidos", un trabajo periodístico coproducido en el marco de una campaña global por el derecho a la identidad.

El documental parte de una investigación sobre las huellas de los dos exoficiales Malatto y Troccoli, que llegaron a Italia escapando de los juicios por las masacres y las decenas de miles de desapariciones forzadas ocurridas en el marco del "Plan Cóndor".

Esa investigación dejó ver también el trabajo del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), que desde 1984 recuperó más de 1.500 cuerpos de fosas comunes e identificó a 850 a través de cotejos de ADN. Otros 600 cadáveres aún no tienen nombre y entre ellos podrían estar los 65 italianos que desaparecieron en aquella dictadura cívico militar.

El material periodístico incluyó explicaciones históricas sobre lo que significó la dictadura argentina y el Plan Cóndor, que permitía el traslado clandestino de los presos políticos entre los distintos países del Plan, pero también algunos "escraches" a dos exponentes de dictaduras latinoamericanas acusados de la muerte de varias personas y que todavía viven en libertad en Italia.

Uno de ellos es Malatto, exteniente coronel del RIM 22 (Regimiento de Infantería de Montaña) de San Juan, y el otro es Troccoli, que trabajaba para los servicios secretos de la marina uruguaya, en el contexto del Plan Cóndor, y quien fue condenado a cadena perpetua en Italia, en un fallo que todavía no está firme. (Télam)